Navigation

Test mundial de estrés para la libertad de expresión

SWI swissinfo.ch brinda una plataforma a la libertad de expresión en el mundo

© Ed Kashi / Vii

La libertad de expresión es un derecho humano, aunque es todo menos algo natural. En todo el mundo cantidad de personas comprometidas siguen luchando por este derecho día tras día. Algunas de ellas expresan aquí, en SWI swissinfo.ch, su opinión.

Este contenido fue publicado el 01 julio 2021 - 09:07

Manami, Dmitry, Jessica, Ellie o Marie son mujeres y hombres procedentes de distintas parte del mundo. Son empresarios, periodistas, políticos elegidos democráticamente o, simplemente, ciudadanos activos. Se expresan sobre cuestiones públicas, grandes y pequeñas, controvertidas o menos polémicas. Lo que les une es su compromiso diario por expresarse libremente y –lo que es más importante– de alzar sus voces para que sean escuchadas.

En la era de la digitalización y de los medios sociales globales, la libertad de expresión debe defenderse cada día. Eso es lo que hacen las personas a las que hemos conocido y escuchado en nuestra breve serie de vídeos “Libertad de expresión en el mundo”. Todas ellas luchan –en lugares muy diferentes, en condiciones diversas y en los contextos más variados– por poder expresarse libremente.

Nuestra vuelta al mundo en torno a la “Libertad de expresión” comienza en la pequeña isla japonesa de Ishigaki, a casi 2 000 kilómetros al sur de Tokio. Allí vive Manami Mihara, de 28 años.

Desde Ishigaki, en Japón, viajamos hasta el Caribe y la isla de Cuba, donde a través de internet hablamos con Jessica Dominguez Delgado.

De Cuba hemos querido viajar hasta la capital rusa: Moscú. Aunque hemos conocido al exredactor jefe de un importante canal de noticias en un lugar completamente diferente.

Próximamente: opiniones de China, Suiza y Brasil.

En esta serie de artículos sobre la libertad de expresión, hemos informado de cómo, en los últimos años, Estados como Brasil, India, Turquía e incluso Hungría y Polonia se han vuelto cada vez más autoritarios. Y esto es una mala noticia para la libertad de expresión. Porque –no solo en estos países, sino también en otros muchos lugares del mundo– la ciudadanía comprometida y activa está cada vez más limitada y perseguida. O, como en Hong Kong, encarcelada.

Infórmese sobre otros aspectos relacionados con la libertad de expresión en nuestra página A fondo:

Traducción del inglés: Lupe Calvo

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.