Navigation

Sin avance entre Suiza y la UE por "diferencias sustanciales"

El presidente suizo, Guy Parmelin, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, este viernes (23.04.21), en Bruselas. Keystone / Francois Walschaerts / Pool

Las conversaciones sobre las futuras relaciones entre Suiza y la Unión Europea han llegado una vez más a un callejón sin salida. El presidente suizo, Guy Parmelin, indicó que persisten “diferencias sustanciales” entre las dos partes.

Este contenido fue publicado el 23 abril 2021 - 16:53
Keystone-SDA/Reuters/ilj

Parmelin y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, mantuvieron conversaciones en Bruselas este viernes con la esperanza de romper el estancamiento de las negociaciones sobre un acuerdo marco global entre Suiza y la Unión Europea (UE).

Entre 2014 y 2018, Suiza y la UE negociaron un acuerdo. Bruselas pretendía que Suiza lo firmara cuanto antes, pero el Gobierno helvético decidió someterlo primero a consultas, las cuales revelaron tres puntos conflictivos:

  • Protección salarial: Como los salarios y el coste de vida en Suiza son superiores a la media en la UE, los sindicatos y la industria temen un dumping salarial.
  • Ayudas estatales: La UE no quiere subvenciones del Estado. Los cantones suizos temen que los bancos no puedan seguir operando en el mercado comunitario con garantías estatales.
  • Directiva sobre la ciudadanía europea: Los ciudadanos de la UE residentes en Suiza tendrían el mismo derecho a la asistencia social que los suizos. Los antieuropeístas en Suiza temen que esto abra las puertas a una “inmigración en busca de prestaciones sociales”.

Suiza ha exigido que se eliminen esos aspectos del proyecto de acuerdo, pero la UE se niega.

En conferencia de prensa posterior a la reunión, Parmelin subrayó que Suiza no podía firmar el acuerdo tal como está, pero agregó que las dos partes permanecerían en contacto.

Aunque Suiza no es miembro de la Unión Europea (UE), sus lazos con el mercado común europeo son muy estrechos gracias a los acuerdos bilaterales que han firmado Berna y Bruselas desde 2002. En lugar de estos acuerdos bilaterales, ahora la UE quiere regular las cuestiones institucionales en un acuerdo marco.

La UE mantiene su línea

Un portavoz de la Comisión dijo que el proyecto de acuerdo de 2018 debería mantenerse. “Escuchamos las reservas de Suiza sobre los tres temas bien conocidos”, dijo en una conferencia de prensa separada.

Berna ha sugerido la eliminación de esos tres puntos del acuerdo y eso “simplemente no es aceptable para la UE”, señaló. Sin embargo, la puerta de la UE permanece abierta, agregó el portavoz.

Esperanzas y frustraciones

Previo a las conversaciones, tanto Parmelin como von der Leyen habían manifestado su esperanza de que hubiera una salida al estancamiento.

La semana pasada Bruselas expresó su frustración con Suiza durante una sesión interna cuyos resultados fueron hechos públicos. Acusó a Berna de perder el tiempo y no asumir la responsabilidad de encontrar una solución.

Especialistas estiman que la falta de un acuerdo bloquearía a Suiza de cualquier nuevo acceso al mercado único. Los acuerdos existentes también se erosionarán con el tiempo, como el del comercio transfronterizo de productos médicos.

Parmelin no respondió directamente a la pregunta de un periodista sobre lo que sucedería si no hubiera un acuerdo marco, y solamente dijo que Suiza permanecería en contacto con la UE y observaría la situación.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.