Navigation

Cambio de género en los empleos desde 1970

Este contenido fue publicado el 07 mayo 2018 - 11:00

Hombre comadrona, mujer electricista. ¿Masculino o femenino? Los estereotipos profesionales se mantienen en Suiza. Este es el panorama histórico de la evolución o el estancamiento de la segregación de género en el ámbito del trabajo en Suiza, a través de gráficos durante medio siglo.

El modelo de familia burguesa tradicional, en la que el marido trabaja y la esposa cuida de los niños ha persistido en Suiza durante mucho tiempo. Dado que el país no notó los conflictos mundiales del siglo XX, no aumentó el trabajo de las mujeres para compensar la falta de trabajadores que partieron a la guerra. 

En la actualidad muchos hombres y mujeres ejercen la misma profesión. Aun así, muchas ocupaciones siguen siendo feudos masculinos o femeninos. El siguiente gráfico ilustra este fenómeno y muestra la representación de hombres y mujeres en los 30 empleos más comunes en Suiza, en 2016.

Contenido externo


¿Mujeres, lejos de las cocinas?

En 1970, las mujeres representaban solo un tercio de la población activa. Hoy son más del 46% y mantienen sus empleos después de ser madres, aunque la mayoría trabaja a tiempo parcial.

Contenido externo


Cambio de género mayoritario

Para poder establecer las profesiones que han experimentado los cambios más importantes de mayorías de género, swissinfo.ch ha examinado los datos de más de 500 profesiones a lo largo de casi 50 años.

Contenido externo


Contenido externo

​​​​​​​

La segregación de género persiste

Muchas profesiones han variado en menos de 50 años. No obstante, la segregación profesional por motivos de género sigue siendo un fenómeno generalizado. Un estudio realizado por el Fondo Nacional Suizo para la Investigación Científica, en 2013, sitúa a Suiza en la cúspide de la segregación en el empleo por motivos de sexo, si se compara con otros países.

En el siguiente gráfico se muestran algunos ejemplos de los oficios más estereotipados según el género.

Contenido externo


Esta situación es problemática, sobre todo en lo que respecta a la igualdad de salarios entre hombres y mujeres. Las ocupaciones típicamente femeninas, como las tareas del cuidado o educación de la infancia, tienen un estatus social inferior, ofrecen pocas oportunidades profesionales y están mal remuneradas.

Además, los sectores de actividad que están altamente sexuados y que sufren una escasez de mano de obra cualificada se beneficiarían de una segregación menos marcada.

Puede seguir al autor en Twitter  @duc_qnEnlace externo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.