Navigation

Por qué el CICR permanecerá en Afganistán

Los últimos acontecimientos en Afganistán han acaparado la atención del mundo. Muchas de esas imágenes traen consigo una sensación de sufrimiento.

Este contenido fue publicado el 23 agosto 2021 - 09:09

Los civiles afganos han soportado décadas de conflicto, y aunque nos alivia saber que Kabul ha podido evitar hasta ahora graves combates, seguimos siendo conscientes de los miles de civiles heridos y desplazados que hay en otros centros urbanos.

AfganistánEnlace externo está en medio de una transición cuyo resultado es difícil de predecir para los propios afganos y para el resto de nosotros. Pero tengo la certeza de saber un par de cosas.

Recaudación de fondos para Afganistán

La Cadena de la Solidaridad, la plataforma suiza de solidaridad humanitaria, está recogiendo donativos destinados a paliar las consecuencias de la crisis en Afganistán. 

Las donaciones con la mención “Afganistán” pueden hacerse en línea en bonheur.chEnlace externo Enlace externoo a través de la banca electrónica al número de cuenta IBAN CH82 0900 0000 1001 5000 6.

La Cadena de la Solidaridad cuenta con el apoyo de la Sociedad Suiza de Radiodifusión SRG SSR, a la que pertenece swissinfo.ch. También trabaja con medios y empresas privadas.

End of insertion

En primer lugar, sé que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) mantendrá su compromiso con el pueblo de Afganistán. El CICR ha estado en el país desde 1987 y seguiremos en el país en un futuro previsible continuando nuestra labor de asistencia y protección a las víctimas del conflicto.

La otra cosa que sé es que nos necesitan por el hecho de que hay y seguirá habiendo  graves necesidades humanitarias. Y comparto con ustedes un dato doloroso: desde el 1 de agosto, más de 7 600 personas heridas por armas han sido tratadas en instalaciones apoyadas por el CICR en todo el país. Entre junio, julio y agosto, más de 40 000 personas heridas por armas de fuego han sido atendidas en instalaciones apoyadas por el CICR.

Son cifras espeluznantes que evidencian la gravedad de los últimos enfrentamientos. Y, por supuesto, las personas gravemente heridas por armas de guerra suelen necesitar un tratamiento largo y especializado. Su recuperación puede llevar años. Tienen que trabajar con los servicios de rehabilitación física, adaptarse a una nueva prótesis de brazo o pierna, habituarse mental y emocionalmente a una nueva vida, pero también, y en última instancia, deben recobrar una mirada positiva hacia el futuro, recuperando la capacidad de caminar y adquiriendo una formación laboral avanzada.

Aun así, aunque los combates terminen de una vez por todas, como esperamos, nuestros equipos médicos y centros de rehabilitación física esperan recibir pacientes durante los próximos meses y años hasta que se recuperen de las heridas causadas por las minas esparcidas por todo el país, muchas de ellas colocadas en las últimas semanas. Es desgarrador ver nuestras salas llenas de niños y jóvenes que han perdido algún miembro.

Las necesidades humanitarias en Afganistán han sido muy altas durante demasiado tiempo y esas necesidades, especialmente en los últimos años, no siempre se han sabido solventar del todo.

Debido a nuestro trabajo en el país durante décadas, nos hemos visto forzados a establecer relaciones con los talibanes. Los recientes acontecimientos en Afganistán no han modificado nuestra relación con ellos, y la situación actual no cambia nuestra forma de actuar. Los talibanes nos han dado garantías de seguridad, tanto a nivel local como a nivel de la dirección del movimiento, para continuar nuestro trabajo, incluido el que realizan nuestras compañeras.

Nuestra opinión es que todas las guerras tienen su fin. Y el trato humanitario dado a los civiles y a los prisioneros de todos los bandos del conflicto contribuirá a una paz duradera, y al mismo tiempo a reducir el sufrimiento.

Nuestro plan ahora es permanecer en Afganistán y seguir trabajando mano a mano con la Media Luna Roja afgana para ayudar a aquellos cuyas vidas han quedado marcadas por la guerra.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen exclusivamente al autor y no reflejan necesariamente la posición de swissinfo.ch.

Serie de opiniones

swissinfo. ch publica artículos de opinión escritos por colaboradores sobre una amplia gama de temas - temas suizos o que afectan a Suiza. La selección de artículos presenta una diversidad de opiniones para enriquecer el debate sobre los temas tratados.

End of insertion

Traducción del inglés: Carla Wolff 

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.