Navigation

"No debería caer en la asistencia social una víctima del terrorismo”

Myriam Gottraux, con el respaldo y colaboración del periodista Alain Maillard, publicó su libro 'Instantes de eternidad - víctima del terrorismo y la indiferencia', (Ed. Slatkine). Maurice Schobinger
Este contenido fue publicado el 21 diciembre 2020 - 10:29

Myriam Gottraux sobrevivió a los ataques terroristas del 13 de noviembre de 2015 en París. Esta ciudadana suiza perdió todas sus fuentes de ingresos debido a sus lesiones. Lamenta que Suiza no ofrezca ninguna indemnización a sus ciudadanos afectados por actos cometidos en el extranjero. Entrevista. 

Una bala disparada con un Kalashnikov le perforó seriamente el brazo derecho en la terraza del restaurante "Belle Équipe" el 13 de noviembre de 2015 la noche de los ataques terroristas en el corazón de París en los que murieron 130 personas. La suiza se encontraba con su pareja, que ilesa, la ayudó a salir de este mar de sangre.  

Myriam Gottraux se sometió a una primera operación de emergencia en París y tres días después fue transferida a su país para iniciar un largo camino de "reconstrucción", no falto de obstáculos administrativos. Describe su doloroso trayecto en su libro recién publicado ‘Instantes de Eternidad - Víctima del Terrorismo e Indiferencia’ (Ed. Slatkine). 

Myriam y su compañero, Maurice, reciben indemnizaciones de Francia en el marco del Fondo de Garantía para las Víctimas del Terrorismo y otras Infracciones (FGTIEnlace externo). Suiza no ofrece ningún tipo de resarcimiento a sus connacionales víctimas de actos terroristas fuera de sus fronteras. 

La ciudadana suiza perdió el uso de su brazo derecho y con ello le fue imposible volver a ejercer su profesión como osteópata. Durante cuatro años, su seguro de pérdida de ingresos (APG) se negó a aceptar su caso, con el argumento de que no cubría eventos causados por el terrorismo.  

La superviviente pide a las autoridades suizas que mejoren el dispositivo de ayuda a las víctimas a fin de evitar que otras personas pasen por su calvario. 

swissinfo.ch: ¿Qué la motivó a escribir este libro cinco años después de los ataques?

Myriam Gottraux: El gran asombro y angustia que sentí cuando me di cuenta de que en mi país nada se había previsto para responder a una situación como la mía, la de una ciudadana que sufrió un acto terrorista en el extranjero.  

El otro eje de la redacción de este libro ha sido dejar memoria de lo ocurrido y, finalmente, el deseo de agradecer a las hermosas personas que conocí en el camino. También quería decir “gracias” a la vida de que yo siga aquí.   

Tres días después del atentado usted pidió ser trasladada a Suiza para estar cerca de su hija. ¿Qué pasó entonces?

Me trataron muy bien desde el punto de vista médico, pero tuve que arreglármelas sola para encontrar ayuda psicológica adecuada, a fin de que estuviese acompañada en este momento completamente surrealista que estaba viviendo. 

Desafortunadamente me vi obligada a buscar ese respaldo sola. No había ninguna estructura establecida en Suiza para ocuparse de mí o de mi pareja. ¡Y uno no se recupera de un hecho así en tres días! 

En su libro, usted denuncia la falta de apoyo financiero a las víctimas suizas del terrorismo en el extranjero. ¿Cómo vivió esta situación?

Existe una ley de asistencia a las víctimas de infracciones (LAVI), pero solo concierne a los casos cometidos en Suiza, no en suelo extranjero. Tuve la asesoría de un responsable de esta ley en el cantón de Vaud, que me ayudó con pequeñas cosas relacionadas con el seguro médico o los costes de transporte. Pero no fue posible obtener una compensación para poder seguir viviendo en mis circunstancias. Suiza deja toda la responsabilidad al país en el que se produce el acto de violencia. Y Francia creo que es el único país que ha creado un fondo de garantía para ayudar a las víctimas del terrorismo. 

Si he tenido la fuerza para denunciar esta situación es porque he contado con el apoyo de los que me rodean y porque el atentado tuvo lugar en un país que nos reconoce como "víctimas", un proceso que está en curso aún. 

Pero creo que una mujer sola con un hijo y sin apoyo de su entorno podría hundirse en un agujero profundo en este país, y eso no es correcto: No debería caer en la asistencia social una víctima del terrorismo, especialmente en un Estado de derecho como Suiza. 

¿Qué mensaje quiere enviar al mundo político suizo en un momento en que siguen produciéndose actos terroristas en Europa?

Me gustaría decirle que debería revisar esta ley de asistencia a las víctimas de infracciones. La legislación fue "destejida" por el Gobierno y el Parlamento tras los ataques de Luxor (Egipto) en 1997. Más de 30 suizos resultaron afectados entonces y fueron indemnizados por los cantones, responsables entonces de la tarea. Una factura de más de 2 millones de francos, que juzgaron muy alta. Por consiguiente, las autoridades modificaron la ley en 2007 y abolieron así este derecho a la indemnización. 

Hago un llamamiento al mundo político para que restablezca las bases jurídicas para que los ciudadanos suizos afectados por atentados en el extranjero obtengan una ayuda sustancial de la Confederación. 

Un juicio fuera de lo común

El juicio sobre los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París comenzará en septiembre de 2021, con 1750 partes civiles, 300 abogados y 20 acusados. En los ataques 130 personas murieron y más de 350 resultaron heridas. 

Tres comandos de nueve hombres dispararon contra todo aquel que se encontraba en las cercanías del Estadio de Francia, a los presentes en varias terrazas de restaurantes y a los asistentes de una sala de conciertos. Las investigaciones sobre estos ataques han descubierto una célula yihadista con ramificaciones en toda Europa, principalmente en Bélgica.

End of insertion


Víctimas suizas de infracciones cometidas en el extranjero

La primera versión de la ley federal de asistencia a las víctimas de Infracciones (LAVI), en vigor de 1993 a 2009, permitía que las víctimas suizas de delitos violentos en el extranjero fueran indemnizadas si no habían recibido prestaciones suficientes de otro Estado. La revisión total de la LAVI en 2007, en vigor desde 2009, refuerza el principio de territorialidad en el sentido del Convenio Europeo sobre la Indemnización a las Víctimas de Delitos Violentos. El Estado extranjero en el que se cometió el delito es, en principio, el responsable de prestar asistencia o indemnizar a las víctimas cuando el autor es desconocido o insolvente. 

Si un atentado terrorista como el de Luxor ocurriera hoy y Egipto no indemnizara a ninguna víctima helvética, el Estado suizo tampoco lo haría: "No se concederá ninguna indemnización ni reparación moral por delitos cometidos en el extranjero", según el artículo 3 de la ley. 

La legislación suiza no prevé ninguna indemnización para las víctimas del terrorismo en el extranjero, pero estas pueden obtener asesoramiento y ciertos beneficios financieros. Myriam Gottraux fue recibida en varias ocasiones por un experto del Centro de Asistencia a las Víctimas de Infracciones (LAVI) de Lausana, que la respaldó para obtener asistencia jurídica. 

"Los costos involucrados ascienden a más de 12.000 francos suizos. Habida cuenta de la experiencia de esta persona y de los daños que ha sufrido, esta intervención no remplaza en modo alguno el reconocimiento claro de su condición de víctima, que permitiría pagar una indemnización consecuente", explica Christophe Dubrit, jefe del servicio del Centro LAVI del cantón de Vaud. "Este reconocimiento debe venir a través de los resarcimientos de Francia en el sentido del Convenio Europeo de Indemnización a las Víctimas de Delitos Violentos del 24 de noviembre de 1983", añade. 

El Consejo Federal (Gobierno de Suiza) reconoce la importancia que tiene para las personas afectadas el recibir un sostén que les permita superar las consecuencias de la infracción. Por otra parte, no considera que Suiza deba responder a los daños materiales o inmateriales resultantes de un delito cometido fuera de su territorio. "Hay consideraciones prácticas que también hablan a favor de esta solución: los delitos en el extranjero suelen plantear problemas de comprobación. Además, no sería justo ni razonable que Suiza soportara las consecuencias de un delito cometido en el extranjero en regiones de alto riesgo”. 

Actualmente no se prevé ninguna revisión de la LAVI. De hecho, el Parlamento rechazó recientemente una  mociónEnlace externo para revisar esta ley que tenía, justamente, el fin de reforzar los derechos de las víctimas.

End of insertion

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.