Navigation

Matrimonio homosexual a la prueba de las urnas

La comunidad LGBTIQ sacó sus reivindicaciones a la calle durante el mes de septiembre en varias marchas del orgullo gay, como aquí en Ginebra. Keystone / Salvatore Di Nolfi

¿Podrán las parejas del mismo sexo casarse en Suiza? ¿Y hay que gravar más a los ricos para ayudar a los pobres? El pueblo suizo acude a las urnas este domingo para responder a estas dos preguntas.

Este contenido fue publicado el 25 septiembre 2021 - 11:00

Los resultados de los sondeos para la votación del 26 de septiembre dejan poco espacio para el suspenso. Después de la mayoría de los países de Europa Occidental, se espera que Suiza conceda a las parejas del mismo sexo el derecho a casarse. Casi el 63% del electorado se declaró a favor, según el último sondeo realizado en septiembre por la Sociedad Suiza de Radio y Televisión SSR SRG, de la que SWI swissinfo.ch forma parte.

Los ciudadanos votan una enmienda al Código Civil que legaliza el matrimonio entre dos mujeres o dos hombres. En la actualidad, las parejas del mismo sexo solo pueden constituir una pareja registrada. Cada año, alrededor de 700 parejas ven reconocida su unión de este modo

En muchos aspectos, las parejas registradas tienen los mismos derechos y deberes que los cónyuges casados. Por ejemplo, pueden elegir un nombre común, estar protegidos en caso de cese de la manutención y recibir una parte de la herencia o la pensión de jubilación de su cónyuge. Desde 2018, las parejas del mismo sexo también pueden adoptar al hijo de su pareja.

¿Igualdad o tradición?

Entonces, ¿qué cambiará en la práctica con el matrimonio para parejas mujeres y para parejas hombres? Si el sí sale de las urnas, las parejas del mismo sexo casadas también podrán adoptar conjuntamente un niño. Si uno de los miembros de la pareja es extranjero, podrá beneficiarse de un procedimiento de naturalización más corto y menos costoso.

Las parejas casadas también tendrán acceso a la donación de esperma en Suiza. Como la ley suiza prohíbe la donación anónima, el niño podrá conocer la identidad de la donante a los 18 años, y ambas mujeres serán reconocidas como las madres desde su nacimiento. Sin embargo, si utilizan un banco de esperma en el extranjero, solamente se reconocerá a la madre biológica.

Como en la mayoría de los países europeos, la maternidad subrogada o la donación de óvulos siguen  prohibidas. Las parejas masculinas no pueden recurrir a una madre de alquiler.

Para los partidarios del matrimonio para todos, se trata sobre todo de poner a todas las parejas en pie de igualdad. El lado del sí también quiere ofrecer una mejor protección legal a los miles de niños que viven con dos madres o dos padres.

El acceso a la reproducción médicamente asistida para las parejas femeninas inquieta especialmente a los opositores al proyecto de ley que abre la puerta al matrimonio a las parejas homosexuales. Las personas que rechazan este paso consideran que esta posibilidad sacrifica el interés superior del niño. Ellos defienden el lugar tradicional del matrimonio en nuestra sociedad.

Hacia un rechazo de la iniciativa del 99%

Los suizos también votan sobre la iniciativa popular "Bajar los impuestos sobre los salarios, fiscalidad justa del capital", más conocida en el país alpino como la "iniciativa del 99%". El texto lanzado por los Jóvenes Socialistas Suizos es un intento de abordar las disparidades en la distribución de la riqueza y los ingresos. Propone un impuesto del 150% sobre las rentas del capital que superen una determinada cantidad (los promotores mencionan un umbral de 100 000 francos suizos).

Los promotores de la iniciativa afirman que su propuesta es un paso hacia una mayor igualdad. Si es aceptada por el pueblo y los cantones, beneficiaría a la inmensa mayoría de la población, por ejemplo, mediante la reducción de los costes de las primas del seguro médico, las guarderías o el transporte público.

Para los partidarios del "no", estas propuestas no son necesarias, ya que perjudicarían la economía y la competitividad de Suiza y no conducirían a una mejor redistribución de la riqueza. También señalan que el impacto financiero potencial de la iniciativa es imposible de predecir.

La iniciativa no tiene casi ninguna posibilidad de ser aceptada, como mostró la última encuesta de la SSR SRG. A principios de septiembre, el 57% de los encuestados estaba en contra de la propuesta, mientras que solamente el 37% a favor.

Traducido del francés por Patria Islas

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.