Navigation

Los relojes suizos a la hora de la economía circular

Alexandre Haussener (izq) y Gilles Fischer, de la empresa bernesa Precycling, se especializaron en el triaje y recuperación de desechos metálicos de la industria relojera. Samuel Jaberg / swissinfo.ch

La industria suiza utiliza cerca de 120 000 toneladas de acero inoxidable cada año, convirtiéndose con ello en una de las principales consumidoras de este metal en Europa. Novedosas ramas productivas han empezado a reciclar y revalorizar a localmente esta materia prima, especialmente en la actividad relojera. Reportaje.

Este contenido fue publicado el 22 septiembre 2021 - 11:00

El centro de reciclaje Precyling de Reconvilier, ubicado en el Jura bernés, se parece a muchos otros que hay en Suiza. En el patio, la carrocería de un coche que pende desde el extremo de una grúa se prepara para vivir sus últimas horas. A su lado, decenas de metros cúbicos de madera, papel, cartón, botellas vacías, trapos y otros materiales esperan ser enviados a empresas especializadas en el reciclaje.

Reconvilier, comuna bernesa de poco más de 2 000 habitantes, cuenta con varias empresas industriales y un gran centro de reciclaje. swissinfo.ch/Céline Stegmüller

El imponente edificio administrativo ubicado en los linderos de este desorden cuidadosamente organizado atrae la atención de los visitantes.  Hay locales de alta seguridad, ventanales, sillones de diseño, y una sala de reuniones equipada con un gran televisor: todo aquí contrasta con la imagen general que uno tiene de un centro de reciclaje. "Tuvimos que adaptar nuestros estándares al mundo de la relojería", explica Alexandre Haussener, director de Precycling.

Entrada VIP destinada a las y los representantes de las marcas relojeras. swissinfo.ch/Céline Stegmüller

Cada año, además de realizar sus actividades tradicionales, la empresa bernesa desmonta confidencialmente cientos de miles de "componentes relojeros" de alrededor de 20 marcas de la región. La mayoría pertenecen a piezas invendidas que son retiradas del mercado para evitar el llamado mercado gris (la comercialización de productos vía canales de distribución no autorizados por el productor original) o provienen de piezas de fábrica defectuosas. Los diferentes metales: oro, plata, titanio, acero, etc. son clasificados cuidadosamente, frecuentemente de forma manual, para luego triturarlos y revalorizarlos en circuitos de proximidad.

Piezas de relojes colocadas para su triaje, cepillado y reciclado. swissinfo.ch/Céline Stegmüller

“Hasta hace unos años, los excedentes de existencias de las casas relojeras a menudo eran triturados por apisonadoras. La clasificación era muy básica”, explica Gilles Fischer, director técnico de Precycling.

Oro del Jura

En Suiza, en términos generales, la relojería no es el sector productivo más criticado por sus deficiencias en materia de sustentabilidad.  El comercio de materias primas y el sector financiero lo son mucho más. Sin embargo, un informe del WWFEnlace externo publicado a finales del 2018 cuestionó severamente los impactos social y ambiental de esta actividad productiva al considerarlos "mucho más significativos de lo que podría parecer a primera vista".

Son puestas en tela de juicio la gran cantidad de materias primas preciosas que se utilizan y la falta de transparencia de la mayor parte de las empresas relojeras. Dos factores considerados por la organización medioambiental como "extremadamente inquietantes".

Pero las cosas van transformándose poco a poco. En el otro extremo del centro de reciclaje Reconvilier, en un gran almacén parcialmente cubierto, varios contenedores son llenados hasta el borde con virutas del fresado de piezas metálicas realizado por empresas de la región. “Este acero tipo 44.41 se utiliza para la fabricación de piezas médicas y de relojería. ¡Es el oro negro de Jura!”, exclama Gilles Fischer, gerente técnico de Precycling, apuntando hacia el cubo con el contenido más oscuro. 

Virutas de acero del tipo 44.41, uno de los más resistentes. swissinfo.ch/Céline Stegmüller

La consigna: regionalizar

El acero recuperado en Reconvilier, más de 20 toneladas al mes, es transportado a Saboya, a los hornos de la planta de Ugitech, en donde es fundido y transformado en barras de acero mecanizable que podrán reutilizarse en la industria suiza. El subcontratista relojero del Jura, Panatere, es el origen de esta primera industria del acero inoxidable reciclado del país.

“El acero es la materia prima más utilizada en la relojería. Solo esta industria consume unas 9 000 toneladas de acero anuales. Sin embargo, las casi 1 500 toneladas de virutas acereras producidas por el mecanizado de piezas de relojes suelen enviarse a China para ser fundidas y recicladas en barras de una calidad mediocre. Esto es una aberración ecológica y económica”, denuncia Raphaël Broye, fundador de Panatere.

De acuerdo con los cálculos de Panatere, el acero reciclado emite seis veces menos CO2 que el acero producido de forma convencional. Un argumento sólido en un momento en el que las empresas relojeras también están obligadas a comunicar sus acciones a favor del clima y del medio ambiente. El incremento en el precio de las materias primas y las dificultades de suministro resultantes de la pandemia también han sido un importante catalizador del proyecto encabezado por la empresa del Jura.

"Estamos en contacto con grandes grupos de relojería que tienen interés en nuestro acero reciclado. La regionalización de la producción será, no hay duda, la consigna de la relojería suiza durante las próximas décadas", dice Raphaël Broye. El siguiente objetivo del director de Panatere: la construcción de un horno solar industrial regional con un valor aproximado de 10 millones de francos. Teóricamente, al lograrlo será posible reutilizar hasta el infinito el acero reciclado que no abandone el territorio suizo.

Circular 1, el primer reloj fabricado con el acero reciclado de las empresas del Arco del Jura. idWatch.ch

El primer reloj de acero 100% reciclado

La empresa emergente ID Genève lanzó al mercado recientemente el primer reloj fabricado con el citado acero reciclado. Las 300 piezas del modelo llamado 'Circular 1' encontraron comprador en menos de 48 horas vía una campaña de microfinanciación colectiva realizada en diciembre del 2020. Comercializado en 3 500 francos, este reloj "Circular Hecho en Suiza" posee una caja reciclada, un movimiento automático reacondicionado y un brazalete hecho a base de orujo de uva.

“Hemos recibido excelentes comentarios de nuestros clientes. La mayoría de ellos son milenials que quieren exhibir su activismo en su muñeca y no solo usar un objeto llamativo que simboliza la riqueza", explica Nicolas Freudiger, cofundador de ID Geneva.

Nicolas Freudiger, cofundador de la marca relojera ID Genève. idWatch.ch

Hoy en día, gran parte de la clientela tradicional de la relojería suiza, especialmente en los países asiáticos, aún se resiste a portar relojes de prestigio fabricados con materiales reciclados, reconoce Nicolas Freudiger. Sin embargo, diversos estudios muestran que la sustentabilidad se está convirtiendo en un factor cada vez más relevante en los criterios de adquisición de un reloj, incluso en el segmento de lujo.

En Reconvilier, Alexandre Haussener estima que el movimiento del reciclaje de metales ya está en marcha y confía en que su negocio tendrá futuro. "Avanzamos hacia una industria relojera mucho más ecológica y sostenible. Estoy convencido de que el acero reciclado se consolidará en unos años como una norma entre la mayoría de los relojeros suizos”, afirma.

Traducido del francés por Andrea Ornelas 

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.