Navigation

Los entresijos de las exportaciones de armas en Suiza

Los estadios que albergarán el Mundial de fútbol 2022 en Catar estarán protegidos por armamento suizo, a pesar de que su construcción se ha cobrado la vida de miles de trabajadores migrantes. Keystone / Kin Cheung

Mientras que la mayoría de los sectores de la economía se han visto afectados por la pandemia, la industria armamentística ha conseguido un récord de exportaciones en el último año. Sin embargo, coquetea con socios comerciales poco recomendables. Bajo la amenaza de una iniciativa popular, el Parlamento pretende presionar a los exportadores de armas.

Este contenido fue publicado el 21 junio 2021 - 09:37

Bajo el sol de Catar, los futbolistas del Mundial de 2022 jugarán en estadios protegidos por armas suizas. Este pequeño Estado del golfo Pérsico ha comprado dos sistemas de defensa aérea a una empresa de Zúrich por 200 millones de francos, según distintas informaciones aparecidas en el diario suizo BlickEnlace externo a principios de junio. Se trata de una de las mayores exportaciones de material bélico de los últimos años.

Tras las flamantes infraestructuras que acogerán la gran fiesta del fútbol se esconde sin embargo la cruda realidad de un país que viola sistemáticamente los derechos humanos. Según una investigación del periódico británico The GuardianEnlace externo, desde que se le concedió el Mundial de Fútbol a Catar hace diez años, los trabajos de construcción se han cobrado ya la vida de 6 500 trabajadores inmigrantes.

Estas informaciones provocaron que un vivero danés se negara a suministrar el césped de los estadios y que muchos jugadores, normalmente apolíticos, mostraran su rechazo y adoptaran medidas de protesta. Pero el escándalo no impidió que el Gobierno suizo aprobara la operación comercial. En efecto, la ley permite la exportación de armas a cualquier país que no esté en guerra, aunque se trate de países que cometan graves violaciones de los derechos humanos. Catar se salió de la alianza militar que actúa en Yemen en 2017 y, por tanto, ya no participa en ningún conflicto.

Violencia policial en Brasil con armas suizas

No es tampoco la primera vez que material bélico suizo cae en manos de quien no respeta los derechos fundamentales.

La organización de ayuda infantil Terre des Hommes, su homóloga alemana, y el instituto brasileño Sou da Paz han exigido recientemente que se detengan las exportaciones de armas suizas a Brasil. El país sudamericano es el octavo mayor cliente de la industria armamentística suiza. En 2020 las exportaciones a Brasil por este concepto ascendieron a más de 30 millones de francos.

>> Descubra dónde se venden las armas suizas con el siguiente gráfico

Contenido externo

Pistolas, fusiles, vehículos blindados y helicópteros suizos se utilizan en misiones policiales y militares en Brasil, durante las cuales se violan regularmente los derechos humanos, según un estudio de Terre des Hommes. "La violencia policial ha alcanzado proporciones dramáticas. Cada día, cuatro niños y jóvenes son asesinados por la policía en este país", denuncia el informe.

La permisividad de los criterios de exportación explica la presencia de armas suizas en países conflictivos. En los últimos años, el Gobierno ha relajado gradualmente la Ordenanza de material de guerra (OMG). En 2014Enlace externo se autorizaron las exportaciones a países que “violan de manera sistemática y gravemente los derechos humanos”, siempre y cuando no haya riesgo de que “el material bélico a exportar se utilice para cometer graves violaciones de estos derechos”.

En 2016 la OMG se remodeló para que la prohibición de exportar material bélico a países implicados en un conflicto solo fuera aplicable en los casos en que el conflicto tuviera lugar directamente en el país importador.

Una industria floreciente

Estos cambios han dejado un margen de interpretación "bastante favorable" para la economía, tal y como recoge un informeEnlace externo de 2018 de la Auditoría Federal de Cuentas suiza. Un hecho confirmado por las cifras, ya que el importe de las exportaciones suizas de material bélico no ha dejado de aumentar desde 2016.

>> Seguimiento de las exportaciones de armas desde el año 2000

Contenido externo

La industria armamentística se encuentra incluso en un momento de pujanza. En 2020, la Confederación exportó material bélico por valor de más de 900 millones de francos, un récord histórico.

Los escándalos se desatan

Sin embargo, una sucesión de escándalos ha llamado la atención sobre la otra cara de la moneda. En 2018, el descubrimiento de imágenes de armas suizas en posesión de milicias en SiriaEnlace externo, LibiaEnlace externo y YemenEnlace externo desató la indignación. Ese mismo año, el Consejo Federal (gobierno suizo) anunció su disposición a permitir las exportaciones a países en conflicto, siempre que no hubiera razones para creer que las armas se utilizarían en ese conflicto.

Esto ya es demasiado. En 2019, una coalición "contra la exportación de armas a países en guerra civil" lanzó una iniciativa bajo el mismo nombreEnlace externo, reuniendo a políticos de izquierda y derecha, así como a organizaciones de la sociedad civil. El texto no pretende prohibir completamente la exportación de material bélico. Quiere impedir solo que se exporten armas a Estados que violan gravemente los derechos humanos, como ocurría antes de 2014.

"Un paso adelante"

El 3 de junio, los defensores de la iniciativa obtuvieron su primera victoria: el Consejo de los Estados (cámara alta del Parlamento suizo) aceptó la contrapropuesta que el Gobierno opuso a la iniciativa. Esto incluye la prohibición de exportar armas a países que cometen graves violaciones de los derechos humanos. Los senadores también eliminaron la posibilidad de hacer excepciones, que el Gobierno se había reservado. Esto dificultaría la exportación de material bélico a Catar, como se hizo en relación con el Mundial de fútbol.

"Se trata de un fuerte compromiso con la tradición humanitaria de Suiza y una importante contribución a una política de paz creíble", señalaba la coalición en un comunicado. Si la cámara baja también apoya la contrapropuesta de esta forma, la coalición se plantea retirar la iniciativa.

Terre des Hommes Suiza, miembro de esta coalición, celebra la decisión del Consejo de los Estados. "Es un paso en la dirección correcta. Con esta decisión, las exportaciones a países que violan los derechos humanos ya no serán posibles", comenta Andrea Zellhuber, experto de la ONG en prevención contra la violencia.

>> Suiza no es uno de los mayores exportadores de armas del mundo

Contenido externo

Artículos citados

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.