Navigation

Los deportes de nieve tienen un gran peso en la economía alpina

12 de diciembre de 2020, día en que se abre el centro de esquí de Airolo, Suiza. La mascarilla es obligatoria. Keystone / Alessandro Crinari

Mientras que los países vecinos imponen en sus estaciones de esquí medidas restrictivas para combatir la pandemia de COVID-19, Suiza destaca por mantenerlas abiertas. La economía de las regiones alpinas depende, en gran medida, de la actividad de los remontes mecánicos y del turismo de invierno.   

Este contenido fue publicado el 17 diciembre 2020 - 09:47

En las últimas semanas la prensa extranjera ha prestado especial atención a las estaciones de esquí suizas. Mientras que todos los países limítrofes han decidido impedir o al menos disuadirEnlace externo el esquí en el período navideño (la COVID obliga), el Gobierno suizo ha dado el visto bueno para ello con ciertas condicionesEnlace externo. La presión de los Estados vecinos no ha podido con la resistencia interna de los responsables del sector, de los representantes de los cantones alpinos y de la mayoría de los parlamentarios.

En este contexto sin precedentes, la actividad de las estaciones de esquí suizas promete ser examinada con lupa. La polémica ya ha comenzado. Las imágenes de esquiadores hacinadosEnlace externo desafiando las reglas de la distancia física en Zermatt, a mediados de noviembre, y en Verbier, hace diez días, han sido muy criticadas tanto en Suiza como en la prensa europea.

Hay que decir que renunciar a esta fuente de ingresos es peligroso desde el punto de vista económico. Las regiones de montaña cubren casi dos tercios del territorio suizo y son centros importantes de actividad turística. En las regiones de montaña, el turismo genera (directa o indirectamente) un franco de cada cinco, y el sector da trabajo a una de cada cuatro personas.  

Para estas regiones que albergan las principales estaciones de esquí del país, el invierno es un período crucial. La mitad de las pernoctaciones en hoteles registradas en los Grisones (sobre todo en Davos) y más del 40% de las del Valais –en Zermatt, por ejemplo– fueron entre diciembre y marzo. “El turismo de invierno representa en torno al 1% del PIB suizo, pero en las regiones montañosas como el Valais y los Grisones más del 10%”, explica Laurent Vanat, consultor especializado y autor de un informe internacional sobre el turismo de nieve y de montañaEnlace externo. Este especialista indica a SWI swissinfo.ch que el turismo invernal genera en total unos 5 000 millones de francos anuales.

Contenido externo

Los remontes, motores de las estaciones 

A pesar de que en los últimos años se ha dado una ligera, aunque constante tendencia a la baja, los remontes mecánicos y el esquí siguen siendo los principales motores de una estación alpina, que –tal y como dice la Federación Suiza de TurismoEnlace externo– producen beneficios económicos directos e indirectos a nivel regional. En el ejercicio económico 2018-2019 (que incluye el verano de 2019), el sector generó un volumen de negocio de 1 500 millones de francos; las tres cuartas partes se generaron en los meses de invierno. Y dio empleo a casi 17 000 personas, según la asociación nacional de la industriaEnlace externo.   

Las zonas de esquí suizas registraron poco más de 20 millones de jornadas de esquí (se contabilizan los primeros tránsitos por persona y día en invierno). La media de 5 años es de alrededor de 23 millones. Dos tercios de los usuarios procedían de Suiza, y casi el 28% de la Unión Europea.

Contenido externo

En casi todos los países, la mayor parte de los usuarios son esquiadores nacionales. Solo dos países son una excepción en el mundo: Andorra y Austria, donde –según el informe de Laurent Vanat– los clientes extranjeros representan el 90% y dos tercios de todas las visitas, respectivamente.  

Suiza, actor clave de la industria mundial del esquí

Para Laurent Vanat, las actividades de invierno suponen más de 33 000 millones de euros a nivel europeo y 69 000 millones de euros a nivel mundial. Los Alpes, con mucho, son el mercado de esquí más grande del planeta, con más del 40% de los esquiadores del mundo.

Contenido externo

La media de 23 millones de jornadas de esquí sitúa a Suiza muy por detrás de Estados Unidos, Francia y Austria. Sin embargo, Suiza tiene la segunda proporción más alta de jornadas de esquí del mundo, después de Austria, con relación a la población del país.

Contenido externo

En el mundo hay un total de más de 2 000 estaciones de esquí con al menos 5 remontes. Estados Unidos, Japón, Francia e Italia son los países que más tienen, con más de 200 estaciones cada uno. En números absolutos, Austria está en el 5º lugar (200) y Suiza en el 6º, con casi 90 estaciones de esquí. Sin embargo, Suiza (con más de 2 estaciones por cada 1 000 kilómetros cuadrados) tiene la mayor densidad de estaciones de esquí, después de Japón y Austria.

Hay alrededor de 50 estaciones consideradas importantes en todo el mundo. Es decir, estaciones que tienen más de un millón de jornadas de esquí por temporada de invierno. El 80% de estas estaciones están en los Alpes. Austria alberga la mayoría de estas grandes estaciones, por delante de Francia.

Contenido externo

Suiza ocupa el cuarto lugar con 6: Zermatt (Valais) es la estación suiza más frecuentada y le siguen las de Arosa Lenzerheide (Grisones), Adelboden-Lenk (cantón de Berna), Davos-Klosters (Grisones), Verbier (Valais) y St. Moritz (Grisones).

Aunque en Suiza los deportes de invierno son bastante más caros que en los territorios limítrofes (la temporada pasada costaron casi un 30% más que en Austria y Francia), los países vecinos que restringen el acceso a sus estaciones temían un desplazamiento a Suiza esta temporada de esquí.

Traducción del francés: Lupe Calvo

Únase a la conversación

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.