Navigation

#LocarnoCloseup

Locarno muestra las dos caras del cine suizo

Los primeros hippies: Monte Verità, la película, se rodó en el mismo terreno donde nació la primera comunidad alternativa, en la localidad de Ascona, casualmente, justo al lado de Locarno. Locarno Film Festival

¿Hacia dónde se dirige el cine de ficción suizo a medida que la industria del cine emerge de las duras realidades de la pandemia? Monte Verità de Stefan Jäger y Soul of a Beast de Lorenz Merz, dos grandes producciones que se estrenarán en el Festival de Cine de Locarno 2021, ofrecen un vistazo a la encrucijada creativa que se avecina.

Este contenido fue publicado el 10 agosto 2021 - 18:00
Alan Mattli, Locarno Critics Academy

Si usted es el tipo de persona que cree en los presagios meteorológicos, es posible que se le perdone declarar que el concurso por la supremacía estilística en el cine suizo ha terminado.

El 6 de agosto, Soul of a Beast celebró un estreno notable en el Festival de Cine de Locarno: con un radiante sol de verano en el exterior, una multitud se reunió en la sala de proyección Palexpo - con 2 800 butacas -, certificado de vacunación o prueba negativa de COVID en la mano. Cuando el director Lorenz Merz subió al escenario para presentar su película bajo una lluvia de luces de neón, recibió un estruendoso aplauso, mismo que se repitió contundentemente cuando comenzaron a rodar los créditos finales.

El salvaje: escena de Soul of a Beast. Locarno Film Festival

La noche siguiente, Monte Verità tenía programado un estreno en Locarno aún más auspicioso: bajo las estrellas, en la aclamada Piazza Grande, la mayoría de sus 8 000 icónicas sillas amarillas ocupadas por un público ansioso por estar entre los primeros en ver el tributo cinematográfico de Stefan Jäger a la cercana colina de Ascona y su lugar en la historia utópica.

Sin embargo, no tuvo tanta suerte: las lluvias torrenciales envolvieron la región del Lago Maggiore esa noche. El estreno de la última producción local de alto presupuesto que busca dar vida a la historia suiza y replicar los éxitos de Zwingli o Laberinto de la paz resultó una literal tormenta.


Más allá de la voluntad de Dios

Pero hasta donde sabemos, no son los dioses los que hacen o deshacen el éxito de una película, o todo un modo de realización cinematográfica. Ese poder está en manos del público, los críticos y los organismos de financiación, particularmente en Suiza, donde los debates sobre el supuesto efecto sofocante de la creatividad han estado en el centro de la conversación cinematográfica nacional al menos desde 2012, el año en que el periodista Florian Keller acuñó el término intraducible SchissfilmEnlace externo para condenar el estancamiento creativo y la aparente cobardía temática del cine suizo.

Los cineastas, se dice, temen alienar a los comités encargados de aprobar las ayudas económicas para sus proyectos. Entonces, cuando envían propuestas para su consideración, la mayoría de ellas regresan por defecto a tarifas ampliamente accesibles y generalmente no controvertidas.

Sí, los resultados de esto son un flujo sólido de películas de producción local que llegan a los cines suizos y retornos de taquilla nacional razonablemente constantes. Pero esto también parece tener un precio artístico: incluso el cinéfilo suizo más casual se habrá quedado impresionado por las tramas formuladas y los tropos repetitivos: ¡la anciana hace algo inesperado! ¡Un episodio “oscuro” de la historia de Suiza! adaptación de algún bestseller! - que dominan las pantallas de Suiza. El comediante Patrick Karpiczenko creó un entire websiteEnlace externo dedicado a satirizar esta tendencia.

No es de extrañar que el perfil internacional de los largometrajes suizos haya disminuido significativamente en los últimos 20 años. Ahora, en un mundo donde una sátira coreana como Parasite puede convertirse en uno de los mayores éxitos de 2019, incluso las producciones suizas más lucrativas luchan por alcanzar relevancia internacional: no busque más allá del deslucido estreno de Netflix de El despertar de Motti Wolkenbruch de Michael Steiner (2018), la historia de la mayoría de edad de un joven judío en desacuerdo con su madre y las tradiciones religiosas.

Mirada al futuro

Entonces, ¿a dónde vamos ahora cuando toda la industria está tratando de lidiar con los reveses económicos y los desafíos logísticos causados por los primeros 18 meses de la pandemia de COVID-19? Aunque siempre es arriesgado aventurar cualquier predicción, particularmente cuando se trata de algo tan voluble como el arte, parece razonable considerar las presencias suizas de más alto perfil en el Festival de Cine de Locarno de este año como una especie de referencia para el camino estilístico por delante.

Si bien temáticamente Monte Verità, con su enfoque en el movimiento utópico proto-hippie, que dirigió un sanatorio alternativo en lo alto de Monte Verità a principios del siglo XX, está muy preocupada por concebir nuevas formas de hacer las cosas, la película en sí está haciendo negocios como es costumbre en términos del cine suizo.

Junto con su equipo de producción, el director Stefan Jäger, que alimentó durante más de 30 años la idea de hacer esta película, consiguió financiación federal y apoyo adicional de Alemania y Austria. El presupuesto resultante de siete millones de francos (US $ 7,6 millones) - una suma considerable para los estándares suizos - es innegablemente visible en la pantalla: el diseño de producción parece impecable, al igual que el vestuario; y la película cuenta con una impresionante variedad de destacados actores de habla alemana de diferentes nacionalidades (Max Hubacher, Julia Jentsch, Joel Basman, Hannah Herzsprung).

Este aspecto internacional se destaca aún más por la decisión de que la trama gire en torno a un protagonista austríaco (interpretado por Maresi Riegner), lo que significa que la película está filmada casi en su totalidad en alemán estándar sin acento y, por lo tanto, fácilmente exportable a los dos países que la coprodujeron.

Narrativamente, mientras tanto, Monte Verità no se avergüenza de recorrer los caminos trillados, comenzando por el autoritario guion de Kornelija Naraks, que frecuentemente renuncia a la narración implícita para anunciar sin rodeos sus intenciones. (En un ejemplo memorable, el opresivo esposo de la protagonista declara que violar a su esposa “es mi derecho”).

Una vez que el personaje principal de ficción de Riegner se ha asentado en la comuna de Monte Verità, la adherencia de la trama a los tropos establecidos de romance y dramas de autorrealización se vuelve positivamente religiosa.

La bestia está en los detalles

Y para esto no se nos ocurre nada más perfecto que Soul of a Beast, que compite en el concurso internacional de Locarno por el premio mayor del festival.

Según Lorenz Merz, la historia impresionista y cargada de patetismo de un triángulo amoroso cruzado por las estrellas, ambientada en una versión estilizada de Zúrich donde las noticias de la televisión están en francés y el autoritarismo parece acechar a la vuelta de la esquina, es la antítesis del declive del cine suizo por una amplia accesibilidad y actores de renombre casi por diseño: “No quisiera hacer una película que agrade a todos”, dijo a un grupo de críticos suizos.

De hecho, al comienzo del proceso de pensamiento que eventualmente se convertiría en la película alegremente desordenada que fue recibida con tanto entusiasmo en el Palexpo, “la intención era hacer una película que no se vería aquí en Suiza”.

En la película, Zúrich es retratado en una versión estilizada donde las noticias de la televisión están en francés y el autoritarismo parece acechar a la vuelta de la esquina. Locarno Film Festival

Liberación

En eso, Soul of a Beast definitivamente cumple, asaltando a su audiencia con una mezcla vertiginosa de colores llamativos, movimientos de cámara eufóricos, paisajes sonoros superpuestos, narración no lineal y una historia infundida de magia con jirafas eléctricas y voces en off japonesas al estilo de los dibujos animados. Es una mezcla de estilos e ideas imperfecta, a menudo apenas coherente, con el potencial de frustrar cualquier intento de encontrarle sentido. ¿Es una obra maestra del cine suizo? Probablemente no. ¿Es flexible y desafiante de una manera que el cine suizo rara vez es, o llega a ser? Absolutamente.

Pero cuando se le pregunta sobre las perspectivas internacionales de Soul of a Beast, Merz señala un obstáculo que puede haber sido creado por la complacencia creativa de la producción cinematográfica reciente de Suiza y su consiguiente caída en la relevancia internacional: los ejecutivos de ventas, incluso los de empresas con una pista récord de distribución de películas “extrañas” a escala mundial, son reacios a asumir Soul of a Beast en parte debido a su carácter comparativamente local.

“No sé cómo vender esto”, es una frase con la que Merz se enfrentó en Locarno, lo que sugiere que si bien las jirafas eléctricas están muy bien, hacer que los personajes las discutan en dialecto suizoalemán puede ser un puente demasiado lejano.

El futuro inmediato del cine suizo, sin embargo, se decidirá en casa. Si la tormenta en Locarno no es un mal augurio, Monte Verità, con su receta probada y verdadera para el éxito, está bien posicionado para rendir con fuerza cuando se estrene en los cines suizos el 26 de agosto. La pregunta más interesante será si Soul of a Beast, que está programada para marzo de 2022, puede trascender su propia complicación estilística y ser competitiva en la taquilla nacional. Tendremos que esperar y ver en cuál destaca del cine suizo.


Alan Mattli SWI swissinfo.ch/Carlo Pisani

Alan Mattli ha escrito constantemente sobre cine, en alemán y en inglés, ambos en su propio blog FacingTheBitterTruth.comEnlace externo y para una variedad de publicaciones predominantemente suizas, como Frame y Maximum Cinema. Mientras tanto, trabaja su tesis doctoral en literatura inglesa.

Mattli también participa en la Academia de Críticos de Locarno de este año, un grupo de 10 jóvenes críticos de cine y medios de todo el mundo seleccionados para una inmersión intensiva en el festival.

Puedes seguirlo en Twitter e Instagram (@AlanMattli), y también en Letterboxd (alanmattli).

End of insertion
End of insertion

 Traducido del inglés por MA Rubín y P Islas

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.