Navigation

Las mujeres declaran la guerra al "injusto sistema fiscal suizo”

"¿Dónde están las mujeres?", reza una inscripción en una fuente del casco antiguo de Lausana. De hecho, las mujeres, que en Suiza son mayoría, no han alcanzado todavía el mismo nivel que los hombres en algunos ámbitos clave de la economía, la política o la sociedad. © Keystone / Laurent Gillieron

En el mercado laboral suizo las mujeres suelen ser empleadas de segunda categoría, ya que muchas de ellas trabajan a tiempo parcial. Una de las razones de esta menor participación femenina en el empleo es el sistema fiscal, que trata a las parejas laboralmente activas como un solo contribuyente. Las mujeres quieren corregirlo mediante una iniciativa popular que aboga por la fiscalidad individual.

Este contenido fue publicado el 12 julio 2021 - 08:18

Es todo menos un tópico: Suiza es un país de trabajadores. ¡Y de trabajadoras! Poco a poco y con total discreción, Suiza se ha colocado a la cabeza de la última clasificación de la OCDE en lo que respecta al nivel de empleoEnlace externo: el 80,3%, es decir, cuatro quintas partes de todas las personas en edad de trabajar (entre 15 y 64 años), tiene un empleo remunerado. Le siguen Países Bajos, Japón e Islandia.

La otra cara de la moneda es que una parte considerable de esos empleos son a tiempo parcial. Y ahí, las mujeres están muy sobrerrepresentadas. El resultado es que esto suele significar salarios y pensiones más bajos, menores posibilidades de formación continua, limitación de las oportunidades de carrera, una integración más difícil en los equipos y una mayor inseguridad.

A la OCDE no le agrada esta desigualdad estructural. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico lleva años recomendando a Suiza que las mujeres tengan jornadas laborales más completas. Una medida propuesta por la organización para lograr este objetivo es la introducción de un sistema fiscal individualizado, como es habitual en la mayor parte de los países europeos.

Una vieja tradición suiza

Pero hasta ahora Gobierno y Parlamento han desestimado siempre esta reivindicación. Hoy, las mujeres del Partido Liberal Radical (PLR, derecha liberal) han dado nuevo impulso a esta exigencia, con la presentación de una iniciativa popular que aboga por la introducción de una fiscalidad individual. Con ello pretenden matar dos pájaros de un tiro: por un lado, aumentar la proporción de mujeres en la tasa de empleo y, por otro, abolir la denominada penalización fiscal del matrimonio.

Esta última afecta, sobre todo, a los matrimonios cuyos dos miembros trabajan y obtienen unos ingresos brutos mensuales que superan el umbral de los 15 000 francos, como ha señalado en un blogEnlace externo un experto en fiscalidad de Avenir Suisse, el think tank liberal de la economía suiza.

Un tercio de las parejas casadas se ve afectado

De los aproximadamente 1,6 millones de parejas que vivían juntas en Suiza en 2017 alrededor del 85% estaban casadas. Y de esos 1,35 millones de parejas casadas, más de 450 000 se vieron afectadas por la penalización por matrimonio, es decir, un tercio.

A la inversa, esto también significa que dos tercios de las parejas casadas que trabajan se benefician actualmente de una bonificación fiscal por matrimonio y pagan menos impuestos federales que las parejas de hecho con los mismos ingresos.

"Un gran paso adelante"

"Pasar a la imposición individual sería un gran paso adelante para la igualdad en Suiza", afirma Christa Markwalder, miembro del comité de la iniciativaEnlace externo y consejera nacional del PLREnlace externo. El modelo actual, que grava a las parejas casadas como si fueran "una única persona", fomenta los efectos negativos sobre el empleo, afirma la diputada. "Esta iniciativa popular puede eliminarlos", añade Markwalder.

Pero también sabe que, aunque se apruebe la iniciativa, habrá otros efectos negativos importantes. En particular, los costes relacionados con el cuidado externo de los hijos, que en Suiza son "muy elevados". Un ejemplo sirve para ilustrar este caso: una pareja casada paga unos 20 000 francos al año por el cuidado de sus tres hijos. Este gasto les permite sin embargo evitar el umbral de la penalización fiscal de las parejas casadas.

Para las familias con ingresos medios o bajos afrontar este gasto es casi imposible. La consecuencia es que la madre suele quedarse en casa o, en el mejor de los casos, trabajar a tiempo parcial.

Un estudio de la Fundación Müller-MöhlEnlace externo, en el que se basan los impulsores de la iniciativa, cifra el potencial de esta modificación del sistema fiscal en el equivalente a 60 000 puestos de trabajo de nueva creación a tiempo completo. Según los promotores, esto permitiría a 300 000 mujeres aumentar su jornada laboral en un 20% cada una. Este cálculo se basa en la desgravación acumulada del impuesto federal general. Aquí es donde se produce una gran parte de la penalización del impuesto sobre el matrimonio en Suiza. Esta situación se ha visto mejorada en los cantones, en diversa medida.

No obstante, según los autores del estudio, el efecto sobre el mercado laboral podría ser aún más significativo si los cantones y los municipios pasaran también de forma sistemática a la imposición individual.

Apoyo en el Parlamento

En estos momentos se ha generado también un impulso en el Parlamento suizo. En la actual sesión de verano, el Consejo Nacional, es decir, la Cámara Baja, ha aprobado una moción de Christa Markwalder para introducir el impuesto individual. La diputada del PLR había presentado la propuesta en 2019, pero el Consejo Federal (Gobierno) se apresuró a rechazarla.

Suiza, un terreno pedregoso

La igualdad siempre ha sido "muy lenta" en Suiza, dice Markwalder. Esto se ha demostrado no solo en el sufragio femenino, sino también en la ley de divorcio, en el derecho al apellido y también en la tributación individual.

Pero incluso con el actual voto afirmativo del Consejo Nacional, el proyecto aún no ha alcanzado su objetivo, ya que el Consejo de los Estados, la Cámara Alta, aún tiene que dar su aprobación. Solo entonces finalizaría legalmente la modificación del sistema fiscal.

Un procedimiento modélico de la democracia suiza

El ataque en pinza mediante una propuesta parlamentaria y una iniciativa popular es una excelente ilustración de la interacción entre la democracia parlamentaria y la democracia directa en Suiza. Si el Parlamento o el Gobierno no están lo suficientemente motivados como para tomarse en serio una reivindicación, las iniciativas populares pueden ejercer presión sobre ellos.

La historia deja claro una cosa: la iniciativa popular sobre la tributación individual solo puede tener éxito si está apoyada por una amplia alianza. Según Markwalder, este es ahora el caso: "Tenemos un apoyo muy amplio, desde la izquierda hasta la derecha. El Partido Socialista la respalda, al igual que los representantes de los Verdes y los Liberales Verdes (centro), así como los líderes del partido Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora)".

Perdedores programados

El experto en fiscalidad Beat Hintermann siente total simpatía por esta propuesta. "Comparto la opinión de los impulsores de la iniciativa de que no hay que pagar más impuestos solo por estar casado".

Pero este profesor de la Universidad de BasileaEnlace externo advierte sin embargo del riesgo de una aplicación al pie de la letra del texto de la iniciativaEnlace externo. Si se pasara a la "fiscalidad individual pura y dura", no solo habría claros ganadores, sino también perdedores.

Según Hintermann, esto afectaría a una parte considerable de la población. Y esta parte tendría que aceptar un recargo fiscal que, según la situación, podría ascender a varios puntos porcentuales sobre sus ingresos.

En EE.UU. hay libertad de elección

Sin embargo, el experto fiscal no cree que esto sea factible. En el sistema político suizo no es habitual que los hogares se encuentren en una situación de desventaja tan grande sin que existan mecanismos para paliar el impacto, afirma Hintermann. Y echa de menos esas medidas de amortiguamiento en el texto de la iniciativa.

El sistema que prefiere este experto es el modelo estadounidense. El sistema fiscal de EE.UU. da a las parejas casadas laboralmente activas la opción de tributar juntas o por separado, "dependiendo de la opción que finalmente les deje más dinero en las arcas del hogar".

"De modo que el problema de la penalización del matrimonio también podría resolverse sin obligar a la tributación individual", dice.

Hintermann menciona también el sistema de fiscalidad individual en Alemania, que se practica allí bajo la forma de una división de impuestos. Esto quiere decir que los ingresos de los cónyuges se suman y luego se dividen entre dos, y así se obtiene la renta individual sujeta a tributación de cada miembro de la pareja.

Transparencia

Los promotores de la iniciativa suiza tendrían que decir exactamente quién ganaría y quién perdería, afirma Hintermann. Y deberían también decir qué compensación podrían esperar los que sufrieran pérdidas. "De lo contrario, el proyecto no tiene ninguna posibilidad de ser aprobado en las urnas".

Christa Markwalder replica que estas críticas demuestran precisamente que el sistema actual de Suiza no es justo. "La imposición individual es la respuesta justa, porque trataría a todos por igual, independientemente del estado civil.

La exigencia de una simple modificación del sistema sin ninguna especificación para su aplicación es deliberada, asegura Markwalder. De esta forma, el Gobierno Federal, los cantones – y en última instancia los contribuyentes en las urnas – pueden decidir cómo quieren aplicar la fiscalidad individual.

Traducción del alemán: José M. Wolff

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.