Navigation

Expo de Dubái, una plataforma para afrontar retos globales

El pabellón suizo de la Expo Dubái 2020 busca ofrecer a los visitantes una experiencia sensorial. Keystone

Massimo Baggi, embajador de Suiza en los Emiratos Árabes Unidos y Baréin, dice que la Confederación ha contribuido a un mejoramiento de la situación de los derechos humanos en la región. El diplomático está entusiasmado con el pabellón suizo en la Expo Dubái 2020, que conducirá a los visitantes a través de un mar de neblina, antes de emerger en las montañas suizas.

Este contenido fue publicado el 01 octubre 2021 - 14:00
Michele Novaga

Suiza tiene un papel de primer plano en la Expo Dubái 2020 que se celebra desde este viernes 1 de octubre hasta el 31 de marzo de 2022, luego de haber sido pospuesta un año a causa de la pandemia. Se espera la presencia de 25 millones de visitantes.

A través de Reflections, un pabellón completamente sostenible y reutilizable diseñado por los estudios OOS en Zúrich en colaboración con los estudios Bellprat Partner y Lorenzo Eugster, la Confederación se centra en la cultura, la belleza natural y la innovación tecnológica.

Presentación (en italiano) del pabellón suizo en Expo de Dubái. Noticiero de la televisión pública suiza RSI.

Contenido externo

Massimo Baggi, embajador de Suiza en Emiratos Árabes Unidos y Baréin, explica la participación de Suiza en la gran exposición universal y su papel en los países del Golfo.

SWI swissinfo.ch: La presencia de Suiza en la Expo de Dubái no se limita al pabellón. ¿Qué sucede entre bastidores?

Massimo Baggi: De hecho, nuestra presencia no se basa solamente en el pabellón suizo Reflections. Tenemos también la responsabilidad de presidir el comité de coordinación de todos los países participantes. Hace aproximadamente un año, la Oficina Internacional de las Exposiciones creó un comité que es de hecho su interlocutor privilegiado y pidió a Suiza que desempeñara ese papel.

Lo mismo que para la Expo Milán 2015, Suiza fue el primer país en unirse a la exposición de Dubái. ¿Hay una explicación para esta voluntad y determinación de la Confederación de participar?

Hay dos motivos: el primero es que creemos firmemente en este tipo de eventos en los que participan gobiernos, ONG y particulares y que ofrecen una plataforma donde discutir y afrontar juntos los grandes retos globales. En Milán, por ejemplo, pudimos discutir temas importantes como la seguridad alimentaria y el desperdicio.

Dubái se encuentra en un punto estratégico de Oriente Medio que conoce retos particulares y nuestro objetivo es también hacer de nuestro pabellón un punto de encuentro para visitantes de todos los países vecinos.

La segunda razón es que los Emiratos son un socio importante, no solamente desde el punto de vista económico.

Ser el primero en confirmar la adhesión conlleva una serie de repercusiones muy concretas, como la posibilidad de elegir dónde ubicar el propio pabellón.

Se esperan alrededor de 25 millones de visitantes en la exposición, un 30% de los Emiratos Árabes Unidos y el 70% restante del extranjero. ¿Cómo es posible atraer a tanta gente en la situación actual?

En la presidencia del comité de coordinación buscamos la accesibilidad al país, para que las personas puedan desplazarse sin demasiadas complicaciones, respetando siempre las restricciones por la pandemia. Luego tomamos medidas para hacer atractiva la exposición y debo decir que nuestro pabellón es potencialmente uno de los más interesantes, con una buena mezcla de tradición, innovación, experiencias sensoriales y convivencia.

Hablemos del pabellón Reflections: el nombre tiene un doble significado. ¿Qué lo distingue?

Se trata de un pabellón de cuatro pisos, con una imponente fachada de espejos que refleja una alfombra roja con la cruz suiza y que esperamos llame la atención de los asistentes. Nada más entrar, el invitado es transportado a una experiencia sensorial: un paseo por un sendero en las montañas suizas a través de un espeso mar de neblina que primero hace que el visitante pierda la orientación, para reaparecer luego en el idílico paisaje de nuestras montañas. A continuación, se abordan las propuestas, soluciones e innovaciones suizas en diversas áreas.

Los Emiratos Árabes Unidos son el mayor socio comercial de Suiza en Oriente Medio. ¿Cómo se fundamenta esta relación? ¿Cuáles son las relaciones bilaterales entre los dos países política y culturalmente muy diferentes?

Massimo Baggi nació en 1964 y es embajador de Suiza en los Emiratos Árabes Unidos y Baréin desde 2019. DFAE

Las relaciones con los Emiratos abarcan varias áreas y esperamos que la Expo pueda hacerlas avanzar aún más. Este país es nuestro principal socio comercial en toda la región. Vale la pena mencionar que una diáspora de más de 3 000 ciudadanos suizos, en su mayoría hombres y mujeres de negocios con sus familias, vive aquí, principalmente en Dubái. Mientras que alrededor de 100 000 suizas y suizos viajan a los Emiratos cada año por turismo o negocios.

Hay 200 empresas suizas activas en la región y es también por esta razón que en el Consulado General en Dubái hay un Swiss Business Hub que promueve las pequeñas y medianas empresas suizas.

Por otro lado, cada año 140 000 ciudadanos emiratíes visitan Suiza por turismo o para invertir en el sector inmobiliario. Además, tenemos una importante cooperación en el campo científico gracias a la presencia de importantes universidades suizas, como la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL).

¿Y la balanza comercial?

Estamos muy presentes en el mercado de los productos de lujo, de instrumentos de precisión y del oro. En 2019, las exportaciones suizas sumaron 3 700 millones de francos y las importaciones, 14 900 millones.

¿Cuáles son las prioridades de Suiza en los países del Golfo?

Suiza cuenta con una estrategia aprobada por el Consejo Federal [Gobierno] para todos los países de la región del Oriente Medio y Norte de África en la que se mencionan tres ejes: paz, seguridad y derechos humanos. Son temas importantes, basta pensar en los conflictos abiertos y situaciones complejas como por ejemplo en Yemen, Siria o Libia. Y luego están áreas como la economía, la ciencia y el desarrollo sostenible, así como proyectos en colaboración con estos países.

Se presta especial atención a la cuestión de los derechos humanos y la cooperación: ¿Cómo interviene Suiza en este ámbito?

En primer lugar, los derechos humanos forman parte del diálogo político regular que mantenemos con todos los países del Golfo. Suiza presta especial atención a cuestiones como la libertad de expresión, la pena de muerte, la tortura y los derechos de las minorías. Luego, hay áreas en las que también trabajamos de manera muy concreta. Por ejemplo, con los Emiratos y Baréin, donde soy embajador, estamos debatiendo cuestiones de género: como parte de la Expo hemos iniciado una colaboración con el pabellón temático dedicado a las mujeres y también organizaremos algunos eventos juntos.

También estamos trabajando en temas de tolerancia y diálogo interreligioso con algunos grupos en los Emiratos. Gracias también a nuestro papel dentro de la organización de la Expo, pudimos incluirlos en el evento.

¿Qué pasa con los trabajadores migrantes? Según el informe 2019-2020 de Amnistía Internacional, el sistema de patrocinio los hace vulnerables a formas de explotación y abuso.

Este es un tema importante para todos los países del Golfo, particularmente cuando se llevan a cabo grandes eventos como la Expo. Junto con otros países, hemos tratado de mejorar los estándares, logrando incrementar las condiciones de seguridad y los derechos en algunos casos.

¿En qué medida es compatible la falta de respeto de los derechos humanos en los Emiratos con la continuación de las relaciones comerciales?

Confiamos en el diálogo y en el hecho de que nuestras relaciones con los países, incluidas las comerciales, ayudan a fortalecer los derechos humanos. Tenemos un enfoque pragmático, partimos de la realidad que encontramos en el terreno e intentamos trabajar con las instituciones. En algunas áreas creo que hemos logrado introducir algunas mejoras que también son bastante importantes. Creo también que los Emiratos quieren ofrecer una imagen internacional que les permita crecer y desarrollarse más allá de sus propias fronteras.

Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.