Navigation

Emigración (2): Últimos días en Suiza

Yanick Iseli se prepara un café, en compañía de su perra Xo, en la cocina de su casa en el Jura. Eva Hirschi

Yanick Iseli dejó definitivamente Suiza para instalarse en Nicaragua. Su equipaje era ligero. Y todas las tareas pendientes quedaron cumplidas antes de su partida.

Este contenido fue publicado el 05 agosto 2021 - 15:15
Eva Hirschi

La valija preparada y los efectos personales embalados en una sola caja de cartón, Yanick explicó con un aire distendido: “solamente llevo a Nicaragua las cosas más importantes. Podré comprar allí la ropa que necesite”.

Mientras que otros parten con todos sus bienes, él llevaba apenas una maleta. Sus muebles quedaron en la casa familiar en el Jura, donde vivió hasta antes de emigrar. La casa sería alquilada. Su ropa de invierno, que no le será de ninguna utilidad en el país tropical, quedó guardada en el altillo.

Serie: con Yanick Iseli en Nicaragua

Este artículo es el segundo de una serie sobre la emigración. swissinfo.ch acompaña al ciudadano suizo Yanick Iseli en su aventura en Nicaragua. Al mismo tiempo brinda información y consejos sobre el tema de la emigración.

End of insertion

Además de algunos objetos personales y de su computadora portátil, el equipaje del joven suizo incluía un extraño aparato que sirve para ahuyentar ratas y ratones gracias a las ondas ultrasónicas que emite en el suelo. En Nicaragua, Yanick puede utilizarlo contra las serpientes, para mantenerlas alejadas de su propiedad.

Formularios y otros requisitos

Poco antes de emprender el viaje y ya con todo preparado, estaba nervioso e impaciente. En la mesa de la cocina de su casa en el Jura, tenía carpetas transparentes de diversos colores, para clasificar los diferentes documentos según el tema. Repasó su lista de tareas pendientes: había recibido la confirmación de su baja de la comuna y de la oficina de impuestos; había depositado las placas de su auto en la oficina de tránsito y retirado su capital de las cajas de compensación y de pensiones. También había hecho los trámites necesarios con Swisscom para el abono mensual de su teléfono móvil. Su idea era conservar su número actual durante 12 meses. “Encontré información en la web del Ministerio de Exteriores (DFAE). El resto lo busqué por mi cuenta”, explicó.

En efecto, en la web del DFAE hay una sección especialEnlace externo sobre la emigración. Ofrece informaciones acerca del mundo del trabajo en los principales lugares de expatriación (Nicaragua, no figura), sobre el cálculo del costo de vida y de un presupuesto local, y con relación a los trámites necesarios para revalidar certificados y diplomas.

Ahorrar cuesta caro

Yanick Iseli sentía que había logrado superado la batalla administrativa previa a su viaje. Lo más complicado había sido encontrar una solución para el dinero. Aunque no es necesario residir en Suiza para tener una cuenta bancaria en este país, los suizos que viven en el extranjero suelen tener que pagar tasas muy elevadas para la gestión de su cuenta. En el Banco Cantonal de Zúrich, por ejemplo, pagan 31 veces más que los residentes en la Confederación.

Sin embargo, Yanick halló lo que buscaba. En el Banco Cantonal de Ginebra los gastos administrativos son los más bajos, aunque los costos triplican la tarifa aplicada a los residentes en Suiza. Abrió una cuenta sin problema. Y es que, como explicó, una operación semejante en Nicaragua “como extranjero, tampoco es fácil. Por lo tanto, al inicio de mi estadía voy a utilizar la cuenta suiza, así como dinero en efectivo”.

Los trámites para Xo

Por supuesto, Yanick Iseli viajó con su pastora australiana, a la que adoptó en un refugio de animales cuatro años antes “No emigraré sin Xo. Somos como una pareja de ancianos”, declaró contundente cuando organizaba su viaje. La perra cuenta con un chip y las vacunas pertinentes, pero los trámites para embarcarla no fueron fáciles.

En sus viajes precedentes, Xo se había quedado en Suiza. Yanick había efectuado vuelos con una o dos escalas para llegar a Managua, la capital nicaragüense. Si hubiera llevado a Xo, habría tenido que desembolsar unos 5 000 francos adicionales. “Con esta suma puedo construir una casa pequeña en Nicaragua”, comentó.

Por ello, para su traslado definitivo eligió un vuelo directo hasta Costa Rica (el boleto de Xo le costó 430 francos), y un amigo fue a buscarlos en su auto desde Nicaragua. El traslado por carretera significó unas 12 horas de viaje suplementarias.

No posponer los sueños

Llegado el momento de decir adiós, Yanick Iseli organizó un “fin de semana de puertas abiertas”. De forma escalonada - teniendo en cuenta las medidas sanitarias en situación de pandemia -, muchos conocidos acudieron a despedirlo, así como sus padres, su hermana y su sobrino. ¿Qué pensaban de su partida sus allegados? “Se alegraron por mí y se entristecieron por mi partida”, pero lo apoyaron en sus proyectos y Yanick Iseli lo agradece. También se congratula por no haber tenido que esperar a la jubilación para realizar sus sueños. Ahora, dijo, “es el momento adecuado”.

Traducido del francés por Sergio Ferrari

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.