Navigation

¿Ayudará China a Ghana y Costa de Marfil a ser más rentables en el cacao?

Aumentar el valor agregado en la producción de cacao puede mejorar la rentabilidad de los agricultores africanos. Keystone / Legnan Koula

En su afán por hacerse con un trozo mayor del pastel del chocolate, Costa de Marfil y Ghana, dos de los principales productores mundiales de cacao, recurren a China para obtener financiación y abrir nuevos mercados. Esto podría suponer una amenaza para los márgenes de beneficio de la industria chocolatera suiza y el suministro de materias primas.

Este contenido fue publicado el 27 agosto 2021 - 09:27

Pese a la pandemia de COVID-19, un grupo de importantes personalidades, ataviadas con elegantes trajes y atuendos tradicionales, decidieron darse cita en una zona industrial a las afueras de Abiyán en septiembre del 2020. Se reunieron para atestiguar cómo el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, colocaba la primera piedra de una fábrica de cacao que podría procesar hasta 50 000 toneladas de granos de cacao por año. Según un comunicado de prensa, esta construcción abre "un nuevo capítulo" en la historia del cacao de este país de África Occidental.

En vez de vender habas crudas de cacao a empresas extranjeras y firmas procesadoras -como la suiza Barry Callebaut-, la nueva fábrica permitirá a Costa de Marfil ganar más dinero al procesar sus propios granos de cacao localmente para luego venderlos como "cacao con valor agregado". La meta de Costa de Marfil es estar a cargo del procesamiento de toda su producción de cacao para el año 2025. Actualmente, solo procesa el 35% dentro de sus fronteras.

Ceremonia para colocar la primera piedra de una fábrica de cacao a las afueras de Abiyán, la capital de Costa de Marfil. President's office

Inversión china

El proyecto de Costa de Marfil también incluye otra fábrica, con tamaño y capacidad similares, instalada en la ciudad portuaria de San Pedro, al oeste de Abiyán. La inversión se financiará con un crédito de 216 000 millones de francos CFA (389 millones de dólares) otorgado por China. También forman parte del acuerdo global dos almacenes con una capacidad de 300 000 toneladas para almacenar habas de cacao que se venderán a un mejor precio cuando la demanda del mercado sea elevada.

Costa de Marfil no es el único país que ha buscado ayuda de China para impulsar los ingresos cacaoteros. En septiembre de 2019, la vecina Ghana también firmó un memorando de entendimiento con el conglomerado estatal chino China General Technology Group (Genertec) para construir una planta de procesamiento de cacao en Sefwi Wiawso, en la región occidental del país. La fábrica será operada por Cocobod (la junta de cacao de Ghana) y Genertec, una asociación público-privada china. El valor estimado de la fábrica es de 100 millones de dólares y se prevé que permita a Ghana incrementar entre un 15 y un 25% su participación en el procesamiento interno del cacao.

Ceremonia de la firma del memorando de entendimiento para una nueva planta de producción de cacao en Ghana en 2019. Cocobod

Un cambio de estrategia

La decisión de aceptar inversiones chinas y alejarse de la tradición de vender el cacao en bruto a los grandes compradores occidentales -como Barry Callebaut, Olaf y Cargill- supone un cambio de estrategia que responde a las nuevas necesidades que impone el mercado. La pandemia de COVID-19 ha reducido la demanda de los principales países consumidores de chocolate en Europa y Estados Unidos. Además, Ghana y Costa de Marfil impusieron el año pasado un nuevo gravamen de 400 dólares por tonelada de cacao para beneficiar a los agricultores (llamado "Diferencial de ingreso para la vida"), que el mercado consideró inoportuno. Costa de Marfil terminó ofreciendo descuentos para poder vender sus inventarios de cacao, anulando cualquier ganancia generada por el gravamen. Y se espera que África Occidental aumente su producción de cacao en los meses por venir, debido al buen clima, lo que deprimirá más los precios.

"Se prevé que la producción de cacao en Costa de Marfil y Ghana alcance volúmenes sin precedentes", confirma la Organización Internacional del Cacao en su más reciente informe mensual. Condiciones similares en la temporada 2016-2017 (superávit debido al buen tiempo y una tibia demanda) arrojaron los precios más bajos de una década.

Está claro que Costa de Marfil y Ghana deben tomar las decisiones que les permitan obtener mejores precios en un periodo de producción excedente de cacao y baja demanda mundial. Ambas naciones apuestan por vender productos de cacao semiprocesado, en vez de las habas crudas, porque esto será más rentable y podría duplicar sus ingresos en exportaciones.

Contenido externo

África Occidental está interesada en vender cacao procesado al mercado chino y el deseo, al parecer, es mutuo. Como parte del acuerdo del cacao, China obtendrá acceso preferencial al oro marrón de Costa de Marfil, el 40% de la producción de las dos fábricas está reservada para empresas chinas. La junta de cacao de Costa de Marfil también abrirá una oficina de marketing en China para promover sus ofertas.

Aunque el consumo per cápita de chocolate en China es bajo (menos de 100 gramos por año), los volúmenes de ventas de las empresas suizas han ido en aumento. La facturación de Barry Callebaut creció un 7,4% en 2019/2020 en la zona Asia Pacífico (incluida China), a pesar de una diminución global de 2% que se registró en el mismo periodo. Las ventas de Lindt & Sprüngli crecieron un 10,1% en China en 2020, frente a una caída general del 6,1%.

Contenido externo

El precio a pagar

Como la mayoría de los actores globales, China utiliza los préstamos y los proyectos de infraestructura para ganar influencia y acceder a nuevos mercados. El país tiene también un historial de utilizar el cacao como garantía en los acuerdos de infraestructura para garantizar los reembolsos. Es probable que las 40 000 toneladas de cacao anuales anualmente producidas en las nuevas plantas procesadoras de Costa de Marfil pueden ser exigidas como garantía del préstamo concedido. China reclamó una cantidad similar de cacao a Ghana como garantía por el préstamo para la construcción de la presa e Bui entre 2006 y 2013.

Los préstamos de China también suelen estar vinculados al uso de bienes y servicios chinos. Por ejemplo, el contrato para todas las obras de construcción de las plantas de procesamiento y los almacenes irá a parar a la empresa China Light Industry Design Engineering Company (una filial de China Haisum Engineering). Según un informe de la publicación francesa Africa Intelligence, la junta de cacao de Costa de Marfil se ha quejado del contrato chino porque no tiene acceso al sitio de la construcción. La junta quiere que las empresas locales participen en la construcción e incluso ha pedido al presidente Ouattara que intervenga.

Más competencia y menos materias primas para Suiza

Si la nueva estrategia de Ghana y Costa de Marfil para producir cacao procesado tiene éxito, estos países competirán directamente con las empresas suizas de materias primas y procesamiento alimentario como Barry Callebaut, especialmente en países como China. La compañía suiza lleva más de una década invirtiendo de forma constante en China para crear una cultura del consumo de chocolate a través del marketing. Tiene una fábrica local y una oficina de ventas en Suzhou, así como otras tres oficinas de ventas y centros de la Academia del Chocolate (donde se ha formado a más de 5 000 artesanos chinos en la elaboración de chocolate) en Shanghái, Pekín y Shenzhen. Barry Callebaut ha declinado comentar a swissinfo.ch cómo afectará esto a sus resultados.


Contenido externo

La apuesta de Ghana y Costa de Marfil de procesar más cacao localmente también podría dificultar la adquisición de habas crudas de cacao por parte de las empresas extranjeras, lo que afectaría a las cadenas de suministro y los márgenes de ganancia de Suiza. Con menos oferta de cacao bruto procedente de África Occidental, los fabricantes de chocolate, como Nestlé y Lindt, se enfrentarían a precios de las materias primas más altos, como la manteca de cacao, lo que se traduciría en un mayor coste para los clientes. Nestlé obtiene actualmente el 46% de su cacao crudo en Costa de Marfil y Ghana, mientras que Ghana es el principal origen de las habas de cacao de Lindt & Sprüngli.

Nuevas oportunidades

Pero también habrá nuevas oportunidades de negocio para las empresas suizas como resultado del impulso que generarán Ghana y Costa de Marfil al añadir valor a su cacao. En junio pasado, la empresa helvética de equipos de procesamiento de alimentos Bühler firmó un acuerdo con la junta de cacao de Ghana para proporcionar formación, desarrollo de productos y orientación tecnológica. SWI swissinfo.ch solicitó a Bühler detalles sobre el valor económico que tendrá esta asociación, pero la empresa rechazó compartirlos.

Joseph Boahan Aidoo, director ejecutivo de la junta de cacao de Ghana, declaró en la ceremonia de firma con Bühler, el 22 de junio pasado, que la participación de la empresa suiza se considera parte del "cambio de la producción tradicional del cacao hacia una forma moderna de producirlo" de su país.

Aidoo también destacó el apoyo bilateral de Suiza durante una reciente visita oficial a Ghana de la ministra suiza de Justicia. Simonetta Sommaruga alentó a Suiza a seguir el ejemplo de China y fortalecer los lazos económicos con Ghana a través de asociaciones que permitan una producción de cacao semiprocesado o procesado para para el mercado internacional.

Traducción del inglés: Andrea Ornelas

Únase a la conversación

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.