Navigation

Museo para artista suizo que pintó los Alpes

Thomas Kern/swissinfo.ch

Al principio, sus paisajes alpinos impulsaron el turismo. Ayudaron luego a los glaciólogos a documentar el cambio climático. Ahora, las obras del artista suizo Caspar Wolf tienen su sede permanente en un museo del mismo nombre.

Este contenido fue publicado el 06 abril 2019 - 11:00
Susan Misicka (texto) y Thomas Kern (imágenes)

Nacido en Argovia, en el norte de Suiza, Caspar Wolf (1735-1783) se inició artísticamente en la pintura decorativa en el entonces monasterio de Muri, que alberga actualmente su creación, incluidas docenas de obras en miniatura de sus primeros años.

“Trabajó aquí durante una década y probablemente se aburrió un poco”, comenta el curador Peter FischerEnlace externo. Wolf se aventuró a París para trabajar con Philip James de Loutherbourg, una estrella fugaz de la escena artística francesa. “Ahí aprendió a pintar al aire libre, esencial para los paisajes”. A su vuelta a Suiza desarrolló su técnica de paisajismo.

“Así debió descubrirlo Abraham Wagner”, añade Fischer, en referencia al editor bernés que encargó a Wolf entre 150 y 200 pinturas destinadas a ilustrar una guía de las montañas suizas. Entre 1773 y 1777, Wolf realizó varios viajes a las altas montañas en compañía de escritores e investigadores.

Thomas Kern/swissinfo.ch

Con pinturas de Wolf fueron elaboradas ilustraciones en planchas de cobre para libros escritos por Jakob Samuel Wyttenbach. Con un éxito limitado, Wagner llevó los óleos originales de gira, promocionando los libros al mismo tiempo que cobraba la entrada. La sala más llamativa del actual museo cuenta con una pared llena de paisajes alpinos de Wolf, además de un mapa interactivo en el que los visitantes pueden acceder a imágenes de sus otras obras en función de la ubicación del tema.

“Es extraordinario pensar que un niño sin educación, de la provincia, se encontrara en medio del círculo de la Ilustración”, enfatiza Fischer. Evoca la nota que el erudito suizo Albrecht von HallerEnlace externo añadió a su poema Die Alpen (Los Alpes) para citar el talento de Wolf en capturar las montañas sobre lienzo. Pero Wolf nunca prosperó, ni profesional ni físicamente. Sufría problemas renales y pasó sus últimos años en Alemania pintando por encargo. Murió allí a los 48 años, pero su esposa, de la que vivía separado, no recibió la noticia sino hasta dos años después.

En años recientes se ha renovado el interés por el artista, especialmente dentro de la sociedad culturalEnlace externo de Muri, su ciudad natal. Esta galería muestra el museo que se está construyendo bajo la supervisión de Fischer.

Una superestrella de la pintura de glaciares

En la época de Wolf, los Alpes y especialmente sus glaciares, se convertían en una atracción turística. Hoy en día, Wolf es considerado un pionero de la pintura de paisajes alpinos.

“Wolf tuvo la suerte de que su editor quisiera tener una vista de los Alpes y de que el glaciar Grindelwald se considerara como parte de la Pequeña Edad de Hielo”, comenta Heinz ZumbühlEnlace externo, profesor emérito del Instituto de Geografía de la Universidad de Berna.

“¡Es realmente la superestrella de la pintura de glaciares y paisajes! Fue el mejor pintor de nuestras montañas en esa época”, subraya Zumbühl, que ha utilizado el trabajo de varios artistas como apoyo a su investigación. Por experiencia personal, recuerda que los glaciares superiores e inferiores de Grindelwald estaban todavía helados hasta la década de 1980. “El derretimiento ha sido extremadamente dramático desde el año 2000. En los glaciares se puede advertir especialmente bien el cambio climático”.

Thomas Kern/swissinfo.ch

Fischer está de acuerdo. “No podemos ver las pinturas de los glaciares de Wolf sin pensar en el calentamiento global”. El nuevo museo ofrece a los visitantes la oportunidad de contemplar el “heroico paisaje alpino de nuestro país tal y como se presentaba hace 250 años, y de tomar conciencia de las diferencias”.

Estas diferencias, quizás inimaginables para Wolf, preocupan a Zumbühl. “El paisaje se está poniendo feo. Va a ser un problema. Los glaciares no estarán aquí por mucho tiempo, no en Suiza”.

El Museo Caspar WolfEnlace externo abre sus puertas el 6 de abril en los terrenos del antiguo monasterio de Muri, cerca de Zúrich.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.