Navigation

Tras la huella del rey de la montaña

Este contenido fue publicado el 15 marzo 2017 - 11:00

Alguna vez extintas en el país, ahora hay miles de cabras alpinas (Ibex) en los Alpes suizos.

Los suizos amaban su cabra montés a muerte: la cazaban por su carne y sus cuernos, a los que atribuían propiedades medicinales. Supuestamente, el polvo de cuerno podía ayudar a vencer el vértigo.

La última cabra alpina suiza fue abatida en el cantón del Valais en 1809. Sin embargo, en Italia subsistieron esos animales merced a un decreto sobre la caza real.

Años más tarde, funcionarios suizos intentaron adquirir cabras italianas, pero el Rey Víctor Emmanuel II rechazó la venta.

En 1906, autoridades suizas contrataron a cazadores furtivos para que capturaran a cabritas italianas y las hicieran cruzar la frontera suiza. Un exitoso programa de cría posibilitó la colonia de cabras de Augstmatthorn, en el Oberland bernés.

Más tarde, el líder italiano Benito Mussolini entregó animales adicionales a Suiza.

La majestuosa cabra alpina adorna los escudos de armas de más de 50 ciudades y pueblos suizos, así como aquel del cantón de los Grisones. Es el símbolo del grupo ecologista suizo Pro Natura.

(Vídeo: SRF/swissinfo.ch)

Longevidad: hasta 19 años en el hábitat natural

Peso: 40-50kg (hembra), 70-120kg (macho).

Alimentación: principalmente hierba, musgo, flores y hojas.

Ubicación: terrenos montañosos en alturas de 1 800 a 3 300 metros

Población en Suiza: 17 000

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.