Navigation

Cómo prevenir y controlar incendios forestales

Incendio in un bosco della California nel luglio 2021. Keystone / Noah Berger

Sicilia y Calabria, pero también Grecia, Turquía, Cerdeña, la Riviera francesa, Argelia y ya antes Portugal, California, Australia e incluso el Tesino. Los incendios forestales son un fenómeno que trastorna y destruye el ecosistema y la economía, generando desplazamientos y víctimas entre las poblaciones locales. Un experto explica cómo pueden ser limitados.

Este contenido fue publicado el 26 agosto 2021 - 09:00

Mientras que en la ciudad siciliana de Siracusa alcanzaron hace poco los 48,8 grados centígrados, estableciendo un récord europeo, Turquía lucha ahora contra las inundaciones tras combatir los incendios del mes pasado. Fenómenos extremos abordados en el recientemente publicado informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, focalizado en el cambio climático.

Fenómenos más intensos y frecuentes

El mensaje transmitido por el principal organismo internacional de la ONU para evaluar el cambio climático es inequívoco. Según las conclusiones del informe, los cambios climáticos que originan el aumento de la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos desastrosos, como inundaciones u olas de calor, son “sin precedentes” e “indudablemente”, provocados por el hombre.

El estudio, basado en el análisis de más de 14 000 artículos de más de 200 científicos de todo el mundo, es el más completo hasta la fecha y constata que ha habido más olas de calor en el 90% de las regiones del mundo, que a mediados del siglo pasado. Esto ha contribuido al estallido de incendios amplísimos, y el calentamiento global también ha incidido en otros eventos climáticos extremos, como las inundaciones.

La mano incendiaria del hombre

Centrándonos en los incendios forestales que cada año arrasan grandes extensiones de territorios en todo el mundo, no se puede soslayar el hecho de que, con demasiada frecuencia, en su origen está la mano del hombre, ya sea involuntaria o voluntariamente (con el propósito de ampliar los pastizales o cobrar seguros, por ejemplo). Cómo surgen, qué implican y cómo (si) se pueden controlar: de todo esto conversamos con el Dr. Marco Conedera, ingeniero forestal al frente de la Unidad de Investigación en Ecología Comunitaria del Instituto Federal de Investigaciones de Bosques, Nieve y Paisaje (WSL).

Doctor Conedera, ¿cómo se previenen los incendios a gran escala o cómo podemos tener un mayor control sobre estos fenómenos?

Marco Conedera. RTS

Marco Conedera: La prevención de incendios forestales debe tener lugar a diferentes niveles. A nivel regional (por ejemplo, cantonal) hay tres ejes importantes. A mediano y largo plazo, la posibilidad de que se desarrolle un incendio a gran escala depende del tipo y manejo del paisaje. Evidentemente, el tipo básico de vegetación depende del clima (aquí, por ejemplo, el ecosistema mediterráneo, la llamado maquia, no se desarrolla ni siquiera después del incendio). El manejo humano del bosque es entonces fundamental para determinar el tipo y la cantidad de combustible que se deriva de él. El fuego en la naturaleza tiene la tarea de eliminar la biomasa vegetal (madera, ramas y hojas acumuladas por el crecimiento de la vegetación). Cuanta más biomasa se acumula, mayor es el riesgo de incendios intensos. A través de la gestión de la tierra (agricultura, pastoreo, una buena separación y equilibrio entre áreas boscosas, infraestructuras agrícolas y humanas, etc.) se puede contribuir con el tiempo a mantener bajo el riesgo de incendios intensos y de gran escala. El abandono de la agricultura tradicional y la gestión generalizada del territorio por parte del hombre es una de las causas del aumento de la intensidad de los incendios en Europa.

Un segundo nivel de prevención es la información a la población sobre los peligros asociados a los incendios. También es fundamental el tema de la prohibición de encender fogatas en caso de peligro de incendio.

El abandono de la agricultura tradicional es una de las causas del aumento de la intensidad de los incendios

End of insertion

Un tercer nivel es el grado de preparación y organización técnico-táctica de las fuerzas de extinción de incendios tanto terrestres (bomberos) como aerotransportadas (pilotos de helicópteros) e infraestructuras de extinción de incendios (por ejemplo, tanques de agua para helicópteros, redes de hidrantes, etc.).

A nivel global y de largo plazo, la lucha contra los extremos climáticos derivados del cambio climático es fundamental para evitar la repetición continua de situaciones de alto riesgo de incendios.

¿Qué incidencia tiene el factor humano?

Aparte de la lava de las erupciones volcánicas que pueden causar incendios en el área vecina, el principal desencadenante natural de los incendios son los rayos. Son muy frecuentes en bosques boreales como en América del Norte, Escandinavia, Siberia, pero también pueden ocurrir en nuestras montañas, especialmente en presencia de coníferas en promontorios muy expuestos. Alrededor del 30% de los incendios en Suiza son causados actualmente por rayos.

En la zona mediterránea al menos el 95% de los incendios son de origen humano

End of insertion

Para el 70% restante, son siempre las actividades o las infraestructuras humanas las que proporcionan la energía de ignición. En el área mediterránea se estima que al menos el 95% de los incendios son de origen humano (ya sea por negligencia o intencionalidad). El componente humano es, por tanto, muy importante en nuestras latitudes, en la formación del combustible (la gestión del territorio del que hablábamos antes) y como causa directa de activación.

¿Qué son los incendios voluntarios controlados con fines preventivos? ¿Podrían ser una herramienta eficaz?

Los incendios controlados (también llamados incendios prescritos) son una técnica que se adopta en condiciones climáticas favorables (humedad del suelo lo suficientemente alta para evitar la propagación violenta del fuego, humedad de la capa herbácea y arbustiva lo suficientemente baja como para garantizar una combustión lenta del combustible) con el fin de reducir la carga de combustible presente en la zona. También podemos verlo como una alternativa moderna al papel que siempre han tenido las actividades agrícolas tradicionales como el olivar extensivo y el pastoreo en el Mediterráneo o el pastoreo y el cultivo de la castaña en nuestras latitudes.

Los incendios prescritos o controlados requieren mucha preparación y atención Copyright 2021 The Associated Press. All Rights Reserved

Es una técnica muy compleja que requiere una preparación minuciosa y la presencia de operadores especializados. El objetivo es reducir el combustible (ramas secas, hojas, etc.) y tener las ventajas ecológicas del fuego evitando la posibilidad de que durante la temporada peligrosa se produzcan graves incendios incontrolables.

¿Cómo se controlan y qué efectos tienen sobre la fauna?

Se controlan eligiendo la ventana meteorológica favorable y acompañando / dirigiendo el fuego en la parte designada del territorio.

Sobre las cenizas del fuego prescrito nacen nuevas especies de plantas

End of insertion

Evidentemente, para algunas especies de invertebrados que viven en el suelo y en la hojarasca puede ser un problema, pero la mayor parte de la fauna tiene tiempo para refugiarse y los efectos son mucho menores que los de un incendio descontrolado y muy intenso. Sobre las cenizas del fuego prescrito nacen nuevas especies vegetales que necesitan luz para desarrollarse y también se generan nuevos hábitats para otras especies animales.

Después de un incendio forestal, ¿debe pasar un tiempo antes de que se puedan plantar árboles en las áreas afectadas por las llamas?

En cuanto a la siembra postincendio, en muchos casos no es necesario porque la vegetación está habituada a reaccionar después del incendio (por ejemplo, la maquia) y suele crear rápidamente una nueva generación de plantas tanto a partir de semilla como por brotes de la cepa. Las plantaciones son necesarias cuando se estima que la naturaleza es demasiado lenta para recuperarse y se necesita un bosque que pueda proteger contra los peligros naturales más rápidamente (este puede ser el caso aquí en los Alpes cuando el fuego no deja camino a los árboles quemados, como puede suceder con las coníferas.

Traducido del italiano por Marcela Águila Rubín

Únase a la conversación

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.