Navigation

Los mercados financieros ya han superado la pandemia

En 2020, le SMI alcanzó su nivel máximo en febrero.. Keystone / Ennio Leanza

Tras la fuerte caída en marzo, las bolsas han recuperado los niveles previos a la pandemia, gracias a que las vacunas contra la COVID-19 anticipan un mejor 2021. En Suiza, la farmacéutica Lonza es una de las principales beneficiarias..

Este contenido fue publicado el 14 enero 2021 - 09:32

El año 2021 ha comenzado bien para la Bolsa suiza. Desde finales de diciembre, el Swiss Performance Index (SPI), el principal índice bursátil suizo, supera los niveles registrados en enero de 2020 y sigue en auge. El SPI incluye a casi todas las sociedades anónimas que cotizan en bolsa. El lunes repuntó un 4% respecto al nivel de principios de 2020 y, un día después, ya rozaba los de febrero del año pasado, cuando alcanzó su punto máximo antes del declive bursátil provocado por la pandemia, según el mercado de valores SIXEnlace externo.

Contenido externo

Después de alcanzar su nivel más bajo en marzo, debido al estancamiento económico ocasionado por el confinamiento para hacer frente a la propagación del virus, “la gran sorpresa en 2020 fue observar que los mercados se recuperaban muy rápido”, dice Michel Girardin, profesor de macrofinanzas del Geneva Finance Research Institute (Instituto de Investigación Financiera) de la Universidad de Ginebra.

Los precios volvieron a desplomarse en octubre, con la llegada de la segunda ola de la pandemia. Pero, a principios de noviembre, el anuncio del descubrimiento de vacunas eficaces contra la COVID-19 propulsó nuevamente los mercados.

La evolución del mercado bursátil de Suiza es parecida a la de la mayoría de las bolsas internacionales. El mercado estadounidense cerró 2020 con un comportamiento muy positivo, impulsado, fundamentalmente, por las acciones de tecnología, telecomunicaciones e Internet. El índice Nasdaq, que incluye a Facebook, Amazon y Netflix, repuntó más de un 40% el año pasado. En los mercados asiáticos, el Nikkei avanzó más de 20% en Japón y la Bolsa de Shanghái, más del 15%.

Los mercados europeos también se han recuperado, aunque de forma dispar. La mayoría aún no logra regresar al nivel que tenía antes de la crisis sanitaria. El Stoxx 50, que agrupa a 50 empresas de la eurozona, todavía registra un retroceso del 4%.

Los mercados de valores anticiparon el repunte

En 2020, la prensa internacional llamó la atención sobre la desconexión que había entre la economía real y los mercados financieros. ¿Qué explica que las acciones bursátiles evolucionen positivamente si la pandemia está afectando a las economías de numerosos países?

Una suma de circunstancias lo explican. Dusan Isakov, titular de la Cátedra de Finanzas y Gobierno Corporativo de la Universidad de Friburgo, destaca que el colapso observado en marzo fue una reacción exagerada de los mercados y que la pandemia ha afectado de forma desigual a los distintos sectores económicos. "Tras el pánico, los inversores se dieron cuenta de que, pese a todo, había actividades económicas que seguían funcionando, lo que explica el repunte que vimos después”, señala el especialista en gestión de carteras.

Las ayudas gubernamentales y las políticas monetarias expansivas de los principales bancos centrales también jugaron un rol preponderante. Enviaron una señal clara: las autoridades anunciaron que inyectarían liquidez a los mercados cada vez que fuera necesario para mantener las economías a flote. Por ello, a pesar de la situación económica incierta que aun prevalece, "los fundamentos financieros y macroeconómicos no son tan malos", resume Dusan Isakov.

Cabe recordar que las bolsas solo reflejan una pequeña parte de la economía real. Y, sobre todo, insiste Michel Girardin, de la Universidad de Ginebra, "las bolsas siempre miran hacia el futuro". En Suiza, durante la fuerte caída de la actividad en el segundo trimestre, los mercados financieros no especularon, sino que anticiparon la recuperación en el tercer trimestre, señala el experto.

De hecho, esa confianza se confirmó en los hechos. Suiza concluyó el año 2020 con indicadores macroeconómicos mejores de lo esperado y las perspectivas para 2021 son muy alentadoras.

Lonza, gran campeón del año 2020

Con un incremento del 66% en un año, las acciones de la farmacéutica Lonza se llevaron las palmas del SMI el año pasado, impulsadas en gran medida por la alianza con Moderna para la fabricación de una vacuna contra la COVID-19, pero también por el impacto de una serie de cambios estructurales internos en la empresa.

Firmas como Sika y Givaudan también obtuvieron buenos resultados (+39% y +21%, respectivamente). Givaudan, especializada en perfumería, decidió diversificar sus actividades y comenzó a fabricar gel de desinfección de manos y aromas para sustitutos de los cárnicos, en asociación con la firma israelí Redefine MeatEnlace externo

Muchos contratistas de la industria farmacéutica también se han desempeñado bien, pero no es el caso de los gigantes del sector Roche o Novartis. Tras decidir abandonar la producción de medicamentos básicos y vacunas hace mucho tiempo, no forman parte de los beneficiarios de esta pandemia.

Contenido externo

Mal año para las aseguradoras

En el otro extremo del espectro, no fue una sorpresa que el 2020 haya sido un mal año para el sector de los seguros. La reaseguradora Swiss Re ocupa la última plaza en el índice SMI (el valor de sus títulos cayó 23%). Swiss Life y Zurich Insurance también registraron desempeños negativos debido a que aún hay incertidumbre sobre las indemnizaciones que deberán pagar como resultado de la pandemia y cómo estas afectarán a sus ingresos.

Los gigantes suizos del sector de la relojería y el lujo Stich Group y Richemont han tenido una evolución muy dispar el año pasado. Ambos lo pasaron mal en primavera, pero Richemont ha logrado recuperarse (el valor de sus acciones ha aumentado un 8% en un año), mientras que el grupo Swatch sigue en declive (-9%).

Para el profesor de finanzas internacionales Dusan Isakov, esto se debe a que Richemont decidió hacer alianzas con empresas especializadas en las ventas a través de Internet, como la china Alibabá, en vez de limitarse solo a la venta en tiendas físicas. El experto en macrofinanzas Michel Girardin destaca que la actividad económica se ha recuperado de forma importante en Asia, especialmente en China, por lo que el segmento de los artículos de lujo de Richemont se posiciona mejor que los relojes de Swatch.

Michel Girardin explica que a finales del 2020 se produjo también una "rotación sectorial". “Antes observábamos una posición defensiva [en los mercados], los inversores preferían acciones como las de Nestlé, Roche o Novartis, que se caracterizan por una rentabilidad estable”. Pero desde el anuncio de las vacunas, “muchos inversores se han decantado por comprar acciones más industriales y cíclicas”, es decir, que reaccionan y se adaptan rápidamente a los ciclos que vive una economía.

Estos valores ofrecen más rendimientos, pero también más riesgo. Y lo que evidencia una mayor demanda de acciones cíclicas es que los inversores confían en que 2021 será un año de recuperación económica.

Traducción del francés: Andrea Ornelas

Únase a la conversación

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.