Navigation

Analizan en Suiza eventual 3ª dosis de vacunación

La Comisión Federal de Vacunación estima que, por el momento, no existe una necesidad urgente de un refuerzo de las vacunas contra la COVID-19. Keystone / Laurent Gillieron

Swissmedic, el Instituto suizo de productos terapéuticos, analiza la posibilidad de autorizar una tercera dosis de las vacunas COVID-19 de Pfizer / BioNtech y Moderna. Sin embargo, según la Comisión Federal de Vacunación (CFV), por el momento no existe una necesidad urgente de un refuerzo.

Este contenido fue publicado el 17 septiembre 2021 - 10:05
swissinfo.ch/mga

Las compañías farmacéuticas Pfizer y Moderna presentaron una solicitud para una tercera dosis (de refuerzo) la semana pasada, infomó el jueves Swissmedic en un comunicado.

Las vacunas COVID-19 Moderna (Spikevax) y Pfizer / Biontech (Comirnaty®) están actualmente aprobadas en Suiza para personas desde los 12 años y son administrada en dos dosis.

Swissmedic examina la seguridad y eficacia de una tercera dosis sobre la base de los datos clínicos con los que cuenta y evalúa si la información de que dispone es suficiente para ampliar la autorización correspondiente.

Un refuerzo es una dosis suplementaria de la vacuna que se administra después de un cierto lapso a las personas que han completado su vacunación primaria, con el fin de estimular su memoria inmunológica. Las dosis de refuerzo serían necesarias si la protección de la vacunación primaria completa ya no fuera suficiente para prevenir el desarrollo grave de la enfermedad de la COVID-19.

Los datos clínicos actuales de las vacunas de ARNm utilizadas hasta ahora en Suiza, así como los resultados de los estudios realizados, muestran que, con la administración de dos dosis, se mantiene la protección frente a la evolución de la enfermedad grave. Por lo tanto, la CFV considera que actualmente no existe una necesidad urgente de administrar dosis de refuerzo a toda la población.

La cantidad de anticuerpos disminuye lentamente después de la inmunización básica con una doble vacunación. En consecuencia, la protección contra infecciones y enfermedades asintomáticas o leves también se reduce, mientras que la protección contra la evolución de enfermedades graves, incluida la hospitalización, está garantizada durante un período más prolongado.

Esto se debe a que, además de los anticuerpos, la vacunación completa también favorece la producción de células B de memoria y células T, que básicamente garantizan la protección frente a formas graves de la enfermedad. Lo anterior,  al reactivarse tras el contacto con el virus y secretar grandes cantidades de anticuerpos, que a su vez combaten al patógeno rápida y eficientemente, precisó el comunicado.

Artículos citados

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.