Navigation

Nacionalidad facilitada: a la quinta va la vencida

Después de cuatro derrotas consecutivas en las urnas, Suiza ha aceptado facilitar el pasaporte a los jóvenes de la tercera generación de inmigrantes. Solo seis cantones votaron en contra. ¿Cómo ha evolucionado la opinión de los ciudadanos desde el primer escrutinio en 1983?

Este contenido fue publicado el 14 febrero 2017 - 15:00

Es un paso pequeño, pero con un importante valor simbólico. El domingo, 12 de febrero, el 60,4% de los votantes y 17 de los 26 cantones del país decidieron inscribir en la Constitución el principio por el que los nietos de la primera generación de inmigrantes podrán acceder más fácilmente al pasaporte suizo. 

Contenido externo

No todos estaban tan seguros de este resultado. Y es que hasta ahora los suizos habían rechazado todas las propuestas de naturalización facilitada para los extranjeros, incluso las que contaban con el respaldo de los principales partidos, incluida la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora).

Si en los últimos treinta años algunos municipios (comunas) se han mantenido firmes en sus posiciones, otros han cambiado de opinión. Retrospectiva en gráficos.

Contenido externo

Después de un debate extremadamente emocional, el 26 de septiembre de 2004, el pueblo suizo rechazó dos propuestas: La primera, que pretendía facilitar la nacionalidad a la segunda generación, obtuvo el 56,8% de votos en contra. La segunda, que preveía la naturalización automática de la tercera generación, el 51,6%.

El asunto dividió el país en dos: los votos en contra se concentraban principalmente en la Suiza de expresión alemana y en el Tesino, además de las regiones rurales.

El único partido contrario a la reforma, la UDC, centró su campaña en el espectro del islam, sosteniendo que la naturalización facilitada convertiría a Suiza en un país de mayoría musulmana en 2040. Tras la ola de inmigrantes llegados de la antigua Yugoslavia, la UDC instrumentalizó el miedo de la gente y consiguió apoyos más allá de su base electoral.

Diez años antes, el 12 de junio de 1994, en cambio, el proyecto de nacionalidad facilitada contaba con el respaldo de todos los principales partidos, incluida la UDC. Solo algunas pequeñas formaciones de extrema derecha se oponían. Para sorpresa de todos, la iniciativa no consiguió la doble mayoría (de votos populares y cantones a favor) que requiere toda enmienda de la Constitución. El 56% dijeron sí, pero trece cantones (de 26) se opusieron. De haber sido aprobada la reforma, se habrían beneficiado cerca de 300 000 extranjeros de entre 15 y 24 años.

La primera derrota en las urnas se remonta al 4 de diciembre de 1983. Para facilitar la integración de los extranjeros en la sociedad suiza, el Gobierno y una mayoría del Parlamento propusieron facilitar el acceso a la nacionalidad no solo a la segunda generación de inmigrantes, sino también a los refugiados y apátridas. Y fue precisamente este aspecto el que desató las críticas. La propuesta fue aprobada solo en cinco cantones y por el 45% de los votos populares.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.