Navigation

¿Qué les depara el futuro a las mujeres afganas?

Algunos líderes políticos de Occidente han pedido que en los próximos días se evacue a todas las mujeres y niñas que puedan, pero las evacuaciones han resultado difíciles y peligrosas desde la llegada de los combatientes talibanes a Kabul. Public Domain

Entre 1996 y 2001, bajo el régimen talibán, la vida de las mujeres y las niñas fue inhumana. Ahora muchas mujeres afganas temen que el pasado se repita, mientras los países occidentales –incluida Suiza– se esfuerzan por responder a la vuelta del grupo militar fundamentalista al poder. 

Este contenido fue publicado el 31 agosto 2021 - 09:36
Julie Hunt (vídeo); Geraldine Wong Sak Hoi (texto)

Obligadas a cubrirse en público de pies a cabeza con un velo, excluidas de las escuelas, las universidades y los puestos de trabajo, y sometidas a castigos corporales o incluso a la muerte por violar los códigos de la sharía, hace una generación la población femenina se llevó la peor parte de las políticas represivas de los talibanes en Afganistán.    

Los portavoces talibanes han afirmado que esta vez las cosas serán diferentes, y han declarado a los medios de comunicación que las mujeres podrán trabajar y estudiar, e incluso ocupar cargos en el Gobierno.

Aunque para los familiares de Nadia Qadire, nacida en Suiza, no hay duda de lo que les depara el futuro.

“Para ellas es obvio: lo vivieron hace 20 años”, dice esta estudiante de máster en la Universidad de Berna, que a diario está en contacto con sus tías y primas. Todas se quedan en casa, sin poder ir a la escuela o a trabajar.   

“Las mujeres y niñas afganas están educadas y son decididas y modernas: van a la escuela y a la universidad, trabajan como médicas, periodistas o profesoras, especialmente en ciudades como Kabul”, explica Nadia Qadire, que este verano ha visitado Afganistán, el país de origen de sus padres. “Así que [en los últimos días] sus vidas han cambiado por completo”.

Crece la preocupación por el hecho de que los talibanes no respeten los derechos humanos –especialmente los de las mujeres y las niñas–, mientras se hacen con el poder en muchas partes del país. Aunque no está claro si la comunidad internacional podrá evitar que la violación de los derechos se convierta en norma y conseguir que los talibanes rindan cuentas por sus actos.  

Recaudación de fondos para Afganistán

La Cadena de la Solidaridad, la plataforma suiza de solidaridad humanitaria, está recogiendo donativos destinados a paliar las consecuencias de la crisis en Afganistán. 

Las donaciones con la mención “Afganistán” pueden hacerse en línea en bonheur.chEnlace externo o a través de la banca electrónica al número de cuenta IBAN CH82 0900 0000 1001 5000 6.

La Cadena de la Solidaridad cuenta con el apoyo de la Sociedad Suiza de Radiodifusión SRG SSR, a la que pertenece swissinfo.ch. También trabaja con medios y empresas privadas.

End of insertion

En una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la situación en Afganistán celebrada en Ginebra a principios de la semana pasada, Michele Bachelet, la alta comisionada para los Derechos Humanos, relató que su equipo había recibido “informes creíbles” de abusos, entre ellos, restricciones al derecho de las mujeres a circular libremente y de las niñas a asistir a la escuela.  

“Hay gran preocupación por las mujeres, los periodistas y la nueva generación de líderes de la sociedad civil que han surgido en los últimos años”, declaró Michele Bachelet, calificando los derechos de las mujeres como “una línea roja básica”.

El Ministerio afgano de Refugiados y Repatriaciones ha indicado que ha recibido informes –aunque no confirmados– de asesinatos de hombres civiles y de mujeres y niñas obligadas a casarse con combatientes talibanes. Según ReutersEnlace externo, mujeres periodistas, personal sanitario y agentes de la ley han sido asesinados en una serie de ataques tras el inicio, el año pasado, de las conversaciones de paz entre los talibanes y el Gobierno afgano.  

¿Garantías ilusorias?

A la pregunta de si se puede confiar en las garantías de los talibanes de que van a permitir estudiar y trabajar a las mujeres, un portavoz del Ministerio suizo de Asuntos Exteriores (DFAE), Pierre-Alain Eltschinger, admite que en las actuales circunstancias el DFAE no puede hacer una valoración.   

Desde 2017 la igualdad de género es uno de los pilares principalesEnlace externo de la política exterior helvética. A través de su agencia de desarrollo, Suiza aplica la resolución 1325 de la ONUEnlace externo sobre las mujeres y la paz y la seguridad, con una perspectiva particular en prevenir la violencia de género en situaciones de conflicto. Suiza también ha hecho una gran inversión en la educación de las mujeres en Afganistán (véase el recuadro).

Dos décadas de inversión suiza en Afganistán

En los últimos 20 años, Suiza –al igual que muchos países ricos– ha invertido en Afganistán en proyectos de desarrollo. Suiza lo ha hecho por valor de unos 500 millones de francos (547 millones de dólares) y uno de sus objetivos principales ha sido la educación. 

Si en 2001 solo un millón de niños –en su mayoría varones– asistían a la escuela, en 2020 la cifra había aumentado a 7,5 millones, de los cuales el 39% eran niñas, tal y como ha confirmado a SWI swissinfo.ch el Ministerio de Asuntos Exteriores suizo (DFAE).

El país alpino también ha destinado recursos económicos a ampliar las opciones de subsistencia de las mujeres en el sector agrícola y ha apoyado la incorporación de las mujeres a las fuerzas policiales afganas. Esto último un elemento importante para mejorar la protección de las niñas y las mujeres, en palabras del portavoz del DFAE, Pierre-Alain Eltschinger, para quien “son logros significativos”.

Según Eltschinger, ahora, para evaluar la situación y el nivel de acceso a las zonas en las que han actuado, el departamento está en contacto con las organizaciones contraparte en el país.

“Las próximas semanas mostrarán cómo, dónde y hasta qué punto pueden continuar los proyectos”, explica Eltschinger.

End of insertion

En la reciente reunión del Consejo de Derechos Humanos, Suiza ha reconocidoEnlace externo estar profundamente preocupada por los ataques a quien defiende los derechos humanos y a las minorías y cree que cualquier violación debería ser investigada de forma independiente.

A pesar de la difícil situación en materia de seguridad y de las amenazas a la población local que lucha por los derechos de las mujeres, tanto las Naciones Unidas como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), con sede en Ginebra, han manifestado su intención de permanecer en Afganistán.

Geneva Call, una organización humanitaria implicada en reducir la violencia contra las mujeres en Afganistán, ha dicho a SWI swissinfo.ch que las mujeres de su equipo siguen trabajando sobre el terreno. La ONG, apoyándose en una red de actores de la sociedad civil y religiosos en las zonas en las que opera, trata de garantizar que puedan hacerlo de una manera segura.

Otras muchas organizaciones, sin embargo, han suspendido su labor.

Una ONG con sede en Suiza que trabaja con escolares afganas, contactada por SWI swissinfo.ch, cuenta que mientras evalúan la situación sobre el terreno sus programas están en pausa. La ONG no ha querido hablar de manera pública porque quiere garantizar la seguridad de su personal y de las escolares.  

Disminución de la presión internacional

Es discutible que la comunidad internacional pueda proteger a las mujeres y a las niñas vulnerables en el país de manera eficaz. Algunos líderes políticos de Occidente han pedido que en los próximos días se evacue a tantas mujeres y niñas como sea posible, y que en el largo plazo haya transparencia y supervisión.  

Pero las evacuaciones han resultado difíciles y peligrosas. El 26 de agosto a las afueras del aeropuerto de Kabul se produjeron dos atentados en los que murieron al menos 180 personas. Los atentados se produjeron cuando los gobiernos intentaban completar a toda prisa las evacuaciones antes de la fecha límite del 31 de agosto, día en que los Estados Unidos deben concluir su salida del país.

También han faltado compromisos para acoger a afganos vulnerables. Suiza ha declarado que de momento no tiene planes para aceptar refugiados afganos a gran escala, más allá del personal local de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y sus familiares, una decisión muy criticada por los partidos políticos y las ONG nacionales e internacionales.   

Tampoco está claro si Occidente podrá exigir a los talibanes responsabilidades por las violaciones de los derechos de las personas. Una opción podría ser condicionar la ayuda económica al respeto de los derechos humanos, pero con la salida prevista de las tropas estadounidenses y el fracaso de la intervención militar cualquier presión se desvanece. 

A pesar de todo, muchas mujeres que permanecen en el país devastado por la guerra están decididas a luchar por su futuro. Según Nadia Qadire, las mujeres de varias ciudades han salido a la calle para protestar contra los talibanes.

“Esperan que todo lo que construyeron para ellas [en los últimos 20 años] no se desvanezca”, dice. Y añade que las mujeres también esperan no ser abandonadas a su suerte. “Lo más importante que puede hacer la gente [fuera de Afganistán] es amplificar sus voces [las de estas mujeres]”, explica.

“Quieren que se las escuche y se las apoye”.

Traducción del inglés: Lupe Calvo

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.